En dos meses Salud definirá futuro de herbicida en el país clasificado como cancerígeno por la OMS

análisis​Producto bajo la marca Roundup está registrado para su venta en el territorio nacional desde 1995

El futuro en el país de la venta y distribución de los herbicidas tipo glifosato, los cuales fueron clasificados como "posibles" o "probables" cancerígenos por la agencia del cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se definirá en dos meses, afirmó la viceministra de Salud, María Esther Anchía.

Viceministra de Salud, María esther Anchía

La funcionaria explicó que deben esperar la publicación de una monografía por parte de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC por sus siglas en inglés), en la que se recopilen todos los estudios que se han realizado sobre el producto, antes de tomar una decisión.

La IARC señaló que el hercibida marca Roundup, creado por la empresa Monsanto y uno de los más utilizados en el mundo para eliminar la maleza, es uno de los que más propensos a ser cancerígeno.

Este herbicida en su presentación Roundup 35.6 SL está registrado en el país desde 1995, mientras que el Roundup 68 SG cuenta con la autorización desde 1999, según la base de registros del Servicio Fitosanitario del Estado.

Viceministra de Salud, María Esther anchía

Anchía indicó que para que un pesticida sea autorizado se necesita de un estudio toxicológico.

Si la ficha técnica registra alguna sustancia altamente perjudicial para la salud se niega la autorización, sin embargo, la Viceministra comentó que en este caso el herbicida estaba registrado en Costa Rica años antes del estudio de la IARC.

El Especial de Trabajo sobre Glifosato (GTF por sus siglas e inglés) afirmó en un comunicado en su sitio web que durante 40 años se han realizado investigaciones que confirman que el producto no presenta riesgos para los seres humanos, animales o el medio ambiente, por lo que rechazó el pronunciamiento de la IARC.

Además del glifosato, los insecticidas malatión y diazinón, ambos registrados en el país, también fueron clasificados como posibles o probables cancerígenos por la OMS.

La autorización de pesticidas está a cargo de una oficina interinstitucional con representantes de los Ministerios de Salud, Agricultura y Ganadería, y Minae.