Dudas ambientales por construcción de megapuerto en Limón están aclaradas, dice Solís

obra​Mandatario afirma que “no corresponde al gobierno cercenar iniciativas” de opositores a proyecto

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, visitará este fin de semana Limón convencido de que las dudas ambientales sobre la construcción de la terminal de contenedores de Moín "han sido satisfechas", pese a las manifestaciones de opositores ambientalistas y sindicatos.

El mandatario aseguró este jueves que la terminal será una obra de primer mundo, al igual que la ampliación de la ruta 32, que comunica San José con Limón, y dijo que beneficiarán a la provincia para incentivar el desarrollo económico de la región.

"No corresponde al gobierno cercenar iniciativas que puedan surgir, en aras de darle atención a reclamos específicos de la ciudadanía", agregó el gobernante al referirse a las manifestaciones de opositores sindicalistas y ambientalistas en Limón anunciadas para este fin de semana.

Solís insistió que "está claro que la inmensa mayoría de las dudas que había respecto de temas ambientales han sido satisfechas, todos los organismos han resuelto o ratificado resoluciones al respecto".

La terminal, concesionada a la firma holandesa APM Terminals, será un puerto especializado que permitirá triplicar la cantidad de contenedores que llegan al país por el Caribe cada año. Actualmente, recibe 830 mil contenedores por año.

El megapuerto tendrá la capacidad de descargar y cargar 2,5 millones de contenedores anuales. La obra tendrá un tamaño equivalente a 1,5 veces del parque metropolitano La Sabana, en San José.

Desde 2012, la empresa APM Terminals recibió la orden del Consejo Nacional de Concesiones de iniciar la construcción del proyecto, sin embargo, una serie de procesos legales en la Sala Constitucional y el Tribunal Contencioso Administrativo atrasaron el arranque.

El megapuerto de Moín representa una inversión de $948 millones en infraestructura portuaria en el país.