Economía social solidaria tiene una "carga impropia" de ideología en Costa Rica, opinan expertos

crítica​Gestores aseguran que afán principal del modelo es resolver necesidades, no enriquecerse


Hay cargas ideológicas que perjudican el desarrollo de la economía social solidaria costarricense, a pesar de que desde la misma Constitución Política se apoya.

Así lo afirmó este viernes uno de los promotores de ese modelo en Costa Rica, Rolando Barrantes, en el programa Nuestra Voz.

"La economía social solidaria no tiene un referente más que nuestro Estado Social de Derecho", comentó.

El promotor de la economía social solidaria en España, Marco de Castro, explicó que el modelo ha luchado en ese país contra amenazas de exclusión social de personas o territorios.

gestor de economía social español, marco de castro

Barrantes dijo que los primeros indicios de la economía social solidaria en Costa Rica se dieron durante el monocultivo de café.

"El modelo no daba para un desarrollo más equilibrado en nuestra sociedad. Eso explica la necesidad de inmigrantes, artesanos y comerciantes de colocarse como personajes activos".

De Castro destacó que el sistema permitió a la población española tener control sobre sus ahorros, que eran usados por algunos bancos para fines especulativos y para financiar armamentos.

Sin embargo, tanto Barrantes como De Marco coincidieron en que tales grupos no son visibles.

Según ellos, hay múltiples formas organizacionales en Costa Rica que no son solidaristas o cooperativas grandes, pero que se guían por intereses de la economía social.

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, firmó este jueves un decreto que declara de interés público el fomento de las organizaciones y empresas de la economía social solidaria para mitigar la pobreza en el país e impulsar el desarrollo económico.

gestor de economía social en costa rica, rolando barrantes

Barrantes consideró que el decreto fue un paso necesario. "Que el modelo esté apoyado en la Constitución no implica que sea implementado como política pública activa", manifestó.

La decisión, junto a la creación de una Cámara de Empresas de economía social, dará visibilidad al modelo y disipará algunos estigmas, indicaron los promotores.

Para el gestor español, la economía social tiene la prioridad de resolver necesidades sobre el interés de enriquecerse.

Agregaron que el reconocimiento de la economía social como política pública activa brinda una garantía para ejercer un desempeño empresarial más exitoso.

"La economía social solamente dice: Yo tengo derechos iguales que a cualquier empresario para hacer empresa", indicó Barrantes.