Economía tica crecerá el próximo año un 0,6% más que en 2014, prevé Banco Mundial

Retos​País crecerá menos que sus vecinos Panamá y Nicaragua

La economía costarricense crecerá 4,3 por ciento durante el 2015, prevé el Banco Mundial. Esta cifra representa un 0,6 por ciento más que el crecimiento esperado para 2014.

Las cifras son similares a las proyectadas por el Banco Central de Costa Rica. Mientras el Banco Mundial estima que este año cerraremos con un crecimiento del 3,7 por ciento, el Ente Emisor prevé que la producción crezca un 3,6 por ciento.

Aspectos como el déficit fiscal y un aumento esperado en las tasas de interés inyectan cierto pesimismo en el país, lo que influye en la llegada de nuevas inversiones y en que el crecimiento de la producción local no sea mayor.

Durante el próximo año se estima que la economía costarricense crezca menos que las de sus vecinos Nicaragua y Panamá. El Banco Mundial estima que Nicaragua crecerá un 4,4 por ciento y Panamá en 6,2 por ciento.

Panamá será la economía latinoamericana que mejor le irá el próximo año, según las previsiones del Ente mundial.

En su conjunto, la región latinoamericana crecerá tan solo un 1,2 por ciento durante el 2014.

economista del banco mundial, augusto de la torre

El economista jefe para América Latina del Banco Mundial, Augusto de la Torre, explica que este bajo crecimiento está estrechamente vinculado con la situación de Argentina y Venezuela (países donde la economía se está contrayendo).

El resto de los países de la región crecerán, pero modestamente.

Entre los mayores retos que tiene la región están mantener el nivel de empleo y promover reformas que favorezcan la productividad.

De la Torre señala que es vital que los países latinoamericanos combinen el éxito en las reformas de productividad con mejoras en la educación.

"De lo contrario la desigualdad en la región aumentará, pues los salarios entre las personas más preparadas y las menos se incrementará", añadió.

ECONOMISTA DEL BANCO MUNDIAL, AUGUSTO DE LA TORRE

América Latina disfrutó de una bonanza económica durante una última década, la cual fue impulsada por los elevados precios de las materias primas.