No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

EE.UU. pide a Nicaragua devolver vehículos donados a la policía debido a represión en protestas

Utilización de los vehículos contra los protestantes viola los términos de la Carta de Entendimiento entre ambos países

Estados Unidos solicitó el pasado lunes a la Policía Nacional de Nicaragua la devolución o el pago de los vehículos que le había donado para sus actividades.

Según denunció el país norteamericano, los carros estaban siendo utilizados para "reprimir a protestantes pacíficos".

"El lunes 25 de junio la Embajada de los Estados Unidos de América le solicitó a la Policía Nacional de Nicaragua la devolución o pago de los vehículos que el Gobierno de los Estados Unidos le donó a dicha institución para sus actividades legítimas", dice el comunicado divulgado este miércoles.

"Algunos de estos vehículos han sido usados por la Policía Nacional de Nicaragua, y fuerzas irregulares bajo su mando, para reprimir violentamente las voces de quienes protestan pacíficamente contra las acciones de su gobierno", añade el texto.

Desde el martes, la Policía nicaragüense empezó a realizar la devolución de los mismos. El comunicado no especifica cuántos vehículos son ni cuando fueron donados.

"La utilización de los vehículos contra los protestantes viola los términos de la Carta de Entendimiento establecida para la cooperación del Gobierno de los Estados Unidos con la Policía Nacional de Nicaragua", explica el boletín.

Lea: El emporio Ortega-Murillo: de guerrilleros a millonarios.

Estados Unidos ha condenado en reiteradas la situación en Nicaragua, atribuyendo a "matones controlados por el gobierno" la violencia que vive el país. Además, ha insistido en el diálogo y en implementar las recomendaciones de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

Nicaragua lleva más de dos meses sumergida en violencia por las protestas, las cuales suman 285 personas fallecidas.

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta designada, Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.