EE.UU. reduce requisitos para viajar a Cuba

NegociaciónTuristas estadounidenses podrán usar a partir de ahora sus tarjetas de débito o crédito en la isla

La nueva regulación anunciada este jueves por el Departamento del Tesoro, que flexibiliza las normas para los viajes y el comercio con Cuba, servirá para "facilitar la creciente relación" entre los dos países, sostuvo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Estos cambios también "permitirán inmediatamente a los estadounidenses ofrecer medios para impulsar a la población cubana a volverse menos dependiente de la economía estatal", apuntó Earnest en una nota oficial.

El nuevo marco normativo reduce los requisitos para viajar a Cuba, y los turistas estadounidenses podrán usar a partir de ahora sus tarjetas de débito o crédito en la isla.

Los viajeros podrán salir de Cuba con hasta 400 dólares en productos personales, incluyendo no más de 100 dólares en licores o tabaco.

Por otro lado, el monto de las remesas que los cubanos reciben de sus familiares en Estados Unidos se aumentará de 500 a 2.000 dólares por trimestre, y los bancos estadounidenses podrán crear cuentas en instituciones cubanas.

Los cambios implican una revisión general de las normas de Regulaciones sobre Bienes Cubanos y Regulaciones de Exportaciones (EAR, en inglés), según los Departamentos de Tesoro y de Comercio.

Las nuevas regulaciones permitirán igualmente establecer servicios de telecomunicaciones dentro de Cuba así como hacia otros países, la importación de celulares, televisores y computadoras.

De acuerdo con Earnest, el gobierno estadounidense cree "firmemente que permitir un aumento de los viajes, el comercio y el flujo de informaciones desde y hacia Cuba permitirá a Estados Unidos hacer avanzar sus intereses y mejorar la vida de los cubanos".

La política mantenida por Washington desde hace medio siglo "no ha funcionado, y creemos que la mejor forma de apoyar nuestros intereses y valores es a través de la apertura y no del aislamiento", señaló el portavoz de la Casa Blanca.

Estados Unidos y Cuba sorprendieron al mundo el 17 de diciembre al anunciar que dejaban atrás medio siglo de enfrentamientos para iniciar conversaciones para la normalización plena de las relaciones diplomáticas.

El acuerdo fue sellado definitivamente con una histórica conversación telefónica de casi una hora entre el presidente estadounidense Barack Obama y el líder cubano Raúl Castro.