EE.UU. pide extradición de Eduardo Li y de otros 6 directivos de FIFA detenidos en Suiza

solicitud​Solicitud fue hecha el 1 de julio, indicaron autoridades suizas

Estados Unidos pidió a Suiza la extradición del costarricense Eduardo Li y de seis funcionarios de la FIFA y de organizaciones afiliadas que fueron detenidos en Zúrich el pasado 27 de mayo y son acusados de corrupción.

El envío de la petición formal de extradición es el primer paso de un proceso que se proyecta bastante largo, ya que los detenidos expresaron hace algunas semanas que se opondrían a ser trasladados a Estados Unidos.

Los procesados, que se encuentran en diferentes prisiones del cantón suizo de Zúrich y no pueden comunicarse entre ellos, deben ahora ser interrogados por la policía local sobre sus demandas, informó la Oficina Federal de Justicia (OFJ) en un comunicado.

"El 1º de julio, la embajada de Estados Unidos en Berna transmitió a Suiza la petición de extradición formal", en el marco de los plazos previstos por el tratado entre los dos países", indicó en un comunicado la OFJ.

Entre los funcionarios detenidos figuran el costarricense Eduardo Li, presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, el uruguayo Eugenio Figueredo, en su calidad de vicepresidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol y de la FIFA; ; y el brasileño José María Marín, miembro ejecutivo de la Confederación Sudamericana de Fútbol.

Están igualmente detenidos desde el pasado 27 de mayo el nicaragüense Julio Rocha, expresidente de la Federación Nicaraguense de Fútbol y funcionario de la FIFA; el venezolano Rafael Esquivel, presidente de la Federación de Fútbol de Venezuela y miembro ejecutivo de la Confederación Sudamericana de Fútbol. Además, la policía suiza arrestó a los británicos Costar Takkas, ex secretario general de la Federación de Fútbol de Islas Caimán, y Jeffrey Webb, presidente de la Confederación de Fútbol de América del Norte, Centroamérica y el Caribe, y vicepresidente de la FIFA.

Todos ellos se encontraban en Zúrich para participar en el Congreso anual de la FIFA, que tenía como principal punto de su agenda la elección de su presidente, cargo para el que Joseph Blatter fue reelegido y al que renunció cuatro días después.

Tras los arrestos, que se produjeron el 27 de mayo, Estados Unidos tenía un plazo de 40 días para presentar la petición formal de extradición o para solicitar un aplazamiento.

La justicia federal de Nueva York señala que los acusados presuntamente recibieron dinero de representantes de medios deportivos y de empresas comerciales para obtener los derechos de difusión, comercialización y patrocinio de torneos de fútbol en Estados Unidos y en América Latina.

Según la justicia estadounidense, estos actos de corrupción fueron gestados en su país, y se realizaron mediante transferencias financieras tramitadas por bancos estadounidenses, señaló la OFJ.