Efectividad de veda es incierta debido a que Incopesca desconoce cantidad de pescadores ilegales

problema​IMAS subsidia a quienes se dedican a la pesca con ¢140 mil al mes durante prohibición

La efectividad de la temporada de veda para la pesca en el Golfo de Nicoya es incierta debido a que se desconoce la cantidad de personas que se dedican a la actividad sin contar con los permisos correspondientes, admitió el presidente ejecutivo del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca), Gustavo Meneses.

Presidente ejecutivo de Incopesca, Gustavo Meneses

El jerarca detalló que la entidad mantiene unos 2.200 permisionarios, a quienes se les entrega un subsidio económico de ¢140 mil mensuales durante la época de prohibición para pescar, por lo que sospechan que las personas que no obtuvieron la autorización son las que violentan la veda.

Meneses explicó que no es posible otorgar más permisos ya que sería insostenible para los recursos marinos.

Presidente de Incopesca, Gustavo Meneses

El encargado de detener a las embarcaciones que realizan pesca de manera ilegal es el Servicio Nacional de Guardacostas, por lo que Incopesca debe limitarse a la inspección en tierra.

"Todavía nos falta mucha capacidad de poder controlar con mayor eficacia, precisamente por los pocos recursos que se tienen entre las instituciones que les competen desarrollar estar actividades", manifestó Meneses.

La veda en el Golfo de Nicoya y la costa Pacífica del país se realiza dos veces al año (a mediados de mayo y octubre), con el fin de permitir la regeneración de especies marinas como peces, moluscos y crustáceos.