No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Gobierno defiende cobro de IVA a canasta básica: "Al final habrá beneficios"

​Reforma fiscal deja como gran pendiente la creación de un sistema de devoluciones al contribuyente

La aplicación de un impuesto del 2% a productos de la canasta básica afectará menos el precio final de los bienes que una exoneración. Ese fue el alegato que utilizó este viernes el viceministro de la Presidencia, Luis Paulino Mora, para defender la inclusión del cobro en el nuevo texto sustitutivo la plan fiscal

La lógica del Ejecutivo se basa en que el cobro del impuesto está basado en un modelo que no es lineal relacionado con la progresividad; es decir, el peso que tiene en su afectación a los que menos tienen en comparación con los que más poseen.

"Si uno grava con una tarifa super reducida el arroz, para un familia que consume el de 80% grano entero se beneficiaría menos de una exoneración que al que compra por quintales", dijo Mora quien señaló que un producto gravado con el 2% le permitirá al productor acreditar ese monto incluso antes de vender el producto, con lo cual mejorará su competitividad.

El funcionario ejemplificó con lo acontecido en los mercados de palma aceitera de Argentina y Brasil. Dijo que mientras en el primer país se gravó la producción con un impuesto, en el segundo se exoneró. Tiempo después Brasil decidió pasarse al modelo argentino a solicitud de los propios productores, pues habían perdido competitividad.

Sin embargo, en el Congreso no están convencidos de esta lógica. Diputados de varias, fracciones, entre ellos del Movimiento Libertario y Frente Amplio, aseguraron que generará un golpe al bolsillo de los consumidores lo que pretende impulsar el Ejecutivo.

En el modelo del Gobierno aplicado al plan fiscal queda un gran pendiente: el establecimiento de un sistema de devoluciones al contribuyente. Esto aplica para aquellos casos en que se apliquen exoneraciones al consumidor pero que a su vez es necesario cobrar el impuesto para que la Administración tenga una adecuada trazabilidad.

Sucede por ejemplo con el pago de servicios médicos. La mejor forma de saber sobre los ingresos del médico o del profesional que brinda el servicio es estableciendo el cobro a través del medio electrónico o tarjeta con la cual paga el consumidor. Esto obliga al que ofrece el servicio a tributar adecuadamente. El pago del impuesto realizado por el contribuyente podría serle devuelto mediante un sistema de cashback implementado por su emisor, o bien por la misma Administración Tributaria; sin embargo, esto aún no es posible.

"Se han externado dudas sobre la capacidad del Estado de hacer esa devolución y como no hay acuerdo de que exista esa capacidad, mientras tanto vamos a tener que jugar con el modelo propuesto", aseveró Mora.

El proyecto de reforma fiscal debe ser analizado por una comisión especial durante la próxima semana, para determinar si acoge estas iniciativas o da paso a nuevas propuestas.