Ejército de Irak ataca bastión del Estado Islámico en ese país

estrategia​Bagdad movilizó a 30.000 soldados y su aviación

Las fuerzas gubernamentales iraquíes se acercan lentamente a Tikrit, frenadas por los francotiradores y las minas colocadas por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), en el segundo día de su ofensiva para retomar esta ciudad estratégica entre Bagdad y Mosul.

"Avanzamos con precaución", indicó el comandante de la provincia de Saladino, en la que se encuentra Tikrit porque el Estado Islámico "utiliza técnicas de guerrilla urbana" y recurre a "tiradores emboscados".

Bagdad movilizó a 30.000 soldados y su aviación en la "mayor" operación lanzada desde que el Estado Islámico conquistó amplias franjas de territorio iraquí en junio de 2014.

Los yihadistas anunciaron este martes que uno de sus combatientes, de nacionalidad estadounidense, perpetró un atentado suicida contra militares en la provincia de Saladino.

Para reconquistar Tikrit, situada a unos 160 kilómetros al norte de Bagdad, las fuerzas de seguridad convergen desde "tres direcciones", con el fin de controlar las afueras de la ciudad, según el oficial.

Las tropas se encontraban este martes en la periferia de Dur, una ciudad al sur de Tikrit, cuyo centro está en manos del EI. Los yihadistas utilizan a los civiles que no consiguieron huir como escudos humanos, según el comandante.