El futuro rey Felipe VI aboga por la unidad de España ante las dificultades

El futuro rey, Felipe VI, llamó este miércoles a los españoles a permanecer unidos, durante su primer discurso tras la abdicación de su padre, que le deja un país enfrentado a retos como el independentismo catalán y el auge del sentimiento republicano.

Felipe, de 46 años, llega al trono de una España asfixiada por la crisis, donde crecen las tensiones políticas y cuya ciudadanía, indignada por los múltiples escándalos de corrupción, pierde confianza en las instituciones.

"En periodos de dificultades como los que atravesamos, la experiencia de tiempos pasados plasmada en la historia nos enseña que solo uniendo nuestros afanes, anteponiendo el bien común a los intereses particulares (...) lograremos avanzar hacia escenarios mejores", afirmó.

"Ése es el ánimo que todos --responsables institucionales, agentes sociales y económicos, entidades y ciudadanos-- debemos tener para afrontar con decisión el futuro", agregó.

Con voz a veces entrecortada por la emoción, Felipe, aún príncipe de Asturias hasta que la abdicación de su padre sea aprobada por el Parlamento, hizo este llamamiento durante la entrega de un premio en Navarra que le permitió hacer la primera referencia a su futuro como rey.

"Permitidme que respete el procedimiento parlamentario y me limite a reiterar públicamente mi empeño y convicción de dedicar todas mis fuerzas, con esperanza, con ilusión, a la tarea apasionante de seguir sirviendo a los españoles", declaró en un acto en que apareció junto a su esposa, la princesa Letizia, experiodista de televisión que se convertirá en la primera reina de España de origen plebeyo.