El gol de la justicia

Asociación Deportiva Carmelita 1 - Deportivo Saprissa 1

Goles: Ronney Mora (16”), Kendall Waston (34”), Mauricio Castillo (60”), Ignacio Quesada (84”)

Otra vez jugó la Asociación Deportiva Carmelita como casa en el Alejandro Morera Soto. Otra vez se jugó un partido con la mitad de los watts disponibles en la iluminación. Otra vez se enciende el tablero de luces de alerta del Deportivo Saprissa.

El primer tiempo fue el mejor de los dos. Con periodos administrativos para cada equipo, lo que en política se llamaría alternancia en el poder. Daniel Colindres, otra vez con la camiseta morada, fue uno de los protagonistas sobre todo en esta primera mitad. Al 6” conectaba un derechazo cruzado desde los límites del área grande que el guardameta Fernández vio pasar con alivio por fuera del vertical derecho.

Pero tocaba el tramo de los verdolagas: José Adrián Marrero, que fue obsesivo en el ataque y sin duda el jugador de mayor peso para su equipo, se adueñaba de la banda derecha y trazaba un centro perfecto que Ronney Mora, totalmente desmarcado en el centro del área pequeña, colocaba de cabeza en la red del Deportivo Saprissa. Era el minuto 16.

Carmelita sintió confianza y apostó por más ataque. Marrero por aquí, Poltronieri por allá y la amenaza latente de Clark por el centro pusieron a correr a la zaga morada. Carmelita aprovechó ese recurso generoso del fútbol, la pared, para entrar al área morada en una jugada que orquestó Marrero y que pudo terminar en gol. Era el minuto 20. Nueve minutos después, habilitaba desde atrás a Poltronieri. En el punto alto de la voluntad ofensiva de Carmelita, Ronney le ganó un balón en el aire a Kendall Waston.

Pero los morados supieron retomar el poder. Y Colindres, al 33”, terminó desaprovechando una jugada que pasó prácticamente por los pies de todos los jugadores saprissistas. Un minuto después de ese aviso, con tiro de esquina que Marvin Angulo supo dibujar con la mano hasta la cabeza de Kendall Waston, los morados empataban el partido.

Saprissa se volcó sobre los locales y apuró tanto a la defensa que, al 39”, el capitán de los verdolagas, Eduardo Gómez estuvo a punto de anotar de cabeza en su propio arco. Otra vez, una jugada de balón parado de Saprissa.

Así terminó el primer tiempo. En la segunda mitad, bajó la intensidad del partido. Aunque al 47”, Russell había metido miedo con una entrada en diagonal desde la izquierda.

El encuentro dio un giro cuando al 59”, el central Walter Quesada compró un teatro de Castillo que entraba al área custodiado por Verny Ramírez. Ahí está la jugada, en la web, por si no me creen. Lo cierto es que el mismo Mauricio Castillo cobró el penal y puso al Saprissa arriba al minuto 60. Ronald González se desabrochaba un botón.

El técnico Farinha cambió a Verny por Berny (Ramírez por Solórzano) y le inyectó motivación a la ofensiva. Levantó otra vez el juego, regresó el ida y vuelta. Quesada no pitó una falta en el área de Waston sobre Mora en el 70”.

Saprissa se adueña de las dos laterales en los minutos cercanos al 80” y parecía que llevaba los tres puntos para Tibás. Pero eso que a veces pasa en el fútbol y que quisiéramos se extendiera a lo demás: hubo justicia. Ignacio Quesada se acercaba a los límites del área grande del Saprissa, por la derecha, y, sin que nadie esperara un remate desde ahí y con ese ángulo, pegó un derechazo que movió el horizontal y entró al ángulo de la meta de Carvajal.

Un marcador justo que significa respiro para Carmelita y periodo de reflexión para el Saprissa.