"El Komander", un cantante de crudos narco-corridos, bajo la mira de autoridades

Con luz relampagueante, Alfredo Ríos, "El Komander", entra en el escenario provocando alaridos de la multitud: él es el representante más popular de una corriente musical aún más cruda que los narco-corridos y está bajo la mira de las autoridades, que la semana pasada le cancelaron un concierto.

"¡Ando buscando al más borracho!", reta "El Komander" a los espectadores en la Feria del Caballo de Texcoco, una localidad del Estado de México (centro), azotado en las últimas semanas por balceras en bares y apariciones de cuerpos mutilados en canaletas de autopistas.

Ante cientos de manos alzadas que piden a gritos ser elegidas, "El Komander" selecciona a un hombre de la primera fila, que gustoso levanta la cara y abre la boca para recibir un chorro de la botella del costoso whisky del cantante.

"Es guapísimo, y me encantan sus canciones, todas; los corridos fuertes y las románticas. ¡Lo amo!" dice extasiada durante el concierto Rosario Martínez, de 18 años.

Iván Pimentel, un comerciante de 31 años enfundado en un traje negro con saco rojo, pulseras y collares de oro, increpa acompañado de su hijo de 10 años: "nosotros somos fanáticos de los corridos y no entiendo por qué le cancelaron el concierto a 'El Komander', sus letras no son amenaza, la amenaza ya está en las calles de por sí".