El lenguaje del gol

Deportivo Saprissa 5 - Limón FC 1
Goles: Josué Martínez (12”), Jordan Smith (22”), Diego Madrigal (35”), Mayron George (43”), Jordan Smith (61”), Ariel Rodríguez (80”)

Saprissa reclamó el primer lugar usando el lenguaje del gol. En un deporte acorralado por la retórica y la especulación (de algo habrá que vivir), el gol sigue siendo la última palabra.

Con la goleada a Limón y las derrotas de la Liga Deportiva Alajuelense y el Club Sport Herediano, Saprissa recupera el liderato por tres vías.

Las 11 a.m., el sol radiante en un cielo límpido sobre Tibás. El domingo perfecto. Los pesimistas ya pensábamos ¿cómo es posible que este día luminoso se vaya a convertir, en una horas, en esa extensión retroactiva y maligna del lunes?

Pero rápidamente nos sacaba de ahí el pitazo inicial del central Cerdas. El balón empezó a rodar sobre la gramilla nueva de la Cueva, que debe ser la única en el mundo que tiene sectores de gramilla artificial marchita. Sobre la superficie sintética verde y amarilla los morados se apuraron a manifestar sus intenciones.


Video tomado de www.everardoherrera.com

El equipo de Limón, esa provincia que ha sido tan generosa con el país, semillero de generaciones y generaciones de excelentes futbolistas, pero que no logra terminar de armar un escuadra que juegue en equipo, lo que sus hijos alcanzan al otro lado del túnel Zurquí.

El D.T. Ronald González está encontrando la fórmula que buscaba, la de unos titulares alternados con cierta rotación y otros inamovibles. Yeltsin Tejeda, ese topógrafo de la media, como la figura más sólida de los morados.

Limón FC llegó a Tibás a jugar sin miedo. No tenemos nada que perder, decía el DT Chacón antes del partido. No sabemos qué dijo después. En pasajes del primer tiempo y los primeros minutos de la segunda mitad, se vio a los limonenses buscar un desempeño digno, sin tirarse atrás, sin volcarse al pelotazo. La línea de cuatro del medio tiene lo suyo, el gemelo Cunningham, Farrier, Bustos y Clark (hasta suena bien), pero el combustible se termina termina temprano y tampoco sienten una parte baja que les sirva de impulso.

La línea de cuatro del medio tiene lo suyo, el gemelo Cunningham, Farrier, Bustos y Clark (hasta suena bien), pero el combustible se termina termina temprano y tampoco sienten una parte baja que les sirva de impulso.

Al minuto 12, Josué Martínez y Diego Estrada, que se conocen desde ligas menores, aplicaron una de las más letales jugadas del fútbol, una pared veloz y casi a ojos cerrados que terminó en Martínez enfrentando al portero Arrieta y tocando con derecha al palo contrario.

Pasaban apenas diez minutos y Madrigal, dentro del área, provoca una mano del defensa limonense Artavia. Jordan Smith estaba de primero en la lista de penales. Fue y cumplió con derechazo cruzado 2 a 0.

David Ramírez deshizo un gol que le sirvieron hecho. Madrigal se había robado la línea de fondo, la sirvió a Estrada y el rebote le caía a Ramírez. Era el minuto 30.

El encuentro tenía un propietario y al 35” en una jugada de tres tiempos (de Grant a Ramírez y de este a Madrigal), Diego Madrigal, montado en la moto, llega al área, enfrenta y supera a Arrieta.

El punta limonense tenía varios minutos de jugar visiblemente lesionado y uno se preguntaba por qué tardaba tanto el cambio. Al 43”, se quedaba con un balón que Barquero no supo despejar entrando al área grande por el centro y resolvía con un disparo que abombó la red.

La segunda mitad supuso en Saprissa más paciente, con menos iniciativa, pero aún así con la sartén por el mango. Limón FC se vio, ahora sí, como el equipo digno, pero modesto que es. Anulado por el fútbol vertical de los morados.

Otra mano en el área, provocada nuevamente por madrigal, llevan a Jordan Smith al punto de penal. Y otra vez cumplió. Al minuto 61, el 4 a 1 decía muy claro qué estaba sucediendo en la cancha.

De hecho, el partido empezaba a parecer algo ya pasado. Faltaban rato para el final y la impresión que daba era la de un partido ya jugado.

Ariel Rodriguez, que había entrado de cambio, selló la tunda con un disparo al vertical contrario del portero Arrieta. Era ya el 80”.

Se cerraban las nubes sobre el estadio, como representación meteorológica de esa línea que cruza el domingo cuando se convierte en anticipo del lunes.

Fue una contienda desigual. Limón fue el sparring del nuevo líder. Con los tres grandes arriba, el Torneo de Invierno empieza a subir el gas.

Fotografía: Facebook del Deportivo Saprissa