El "Mostro"

#Bajorendimiento​El Deportivo Saprissa se convirtió en bicampeón y gana el cetro 31 de su historia. El Club Sport Herediano gana otro fantasma para finales.

Club Sport Herediano 1 - Deportivo Saprissa 1

Goles: Deyver Vega (36”), Pablo Salazar (59”)

El Deportivo Saprissa es, sin discusión, el mejor equipo en la historia del fútbol nacional. Lo dicen sus copas y el promedio de copas con años desde su fundación. La matemática no permite opiniones, ni matices.

Esta crónica se escribe mientras los tibaseños reciben sus medallas en el Eladio Rosabal Cordero, después de empatar con los locales y vencerlos con un marcador global de 5 -3.

El equipo morado, que clasificó de cuarto lugar a las semifinales y dejó por fuera al la Liga Deportiva Alajuelense, líder solitario de las fechas regulares, se coronó campeón en una cancha en la que Heredia no conoció derrota en el presente torneo.

Fue en el Rosabal Cordero donde la llamada “mejor planilla del campeonato nacional” cayó de nuevo en una final frente a los equipos grandes. Saprissa celebra, por todo lo alto, lo suyo; el Herediano, en cambio, ganó otro fantasma para futuras finales.

El encuentro

Herediano llegó con la cancha inclinada. Una derrota de 4-2 en Tibás el domingo pasado, atribuible en gran medida a las decisiones del DT. Jafet Soto, no era pequeña cosa. Como atribuible al DT. Campos fue la actitud y desempeño de un equipo que creció cuando tenía que crecer.

Sin tiros directos a marco hasta casi el minuto 30”, y un equipo morado que empezó a llevar la bola al territorio local en esos mismos minutos, el panorama de los rojiamarillos no le daba esperanzas ni a los más optimistas.

Saprissa, muy compacto atrás y confiado en las virtudes de un Deyver Vega que fue la pesadilla de la saga florense, sintió desde esa altura del primer tiempo, que el partido tenía un solo destino.

Fue al 36” cuando el mismo Vega recibió un balón por la derecha, dominó y enganchó hacia el centro, para acomodársela en la zurda, jugada marca Robben, y remató desde afuera del área para silenciar casi completamente a la provincia de las flores. Saprissa metía en la hielera las aspiraciones rojiamarillas.

Después de casi suspenderse el partido por la frustración oligofrénica de algunos aficionados heredianos (cayó a la cancha, entre otros objetos contundentes, una pachita de Johnny Walker etiqueta negra), el Herediano trató de reaccionar pero lo que le sirvió con rivales en fechas regulares del torneo, esta noche no funcionó. Se iban a pagar muy caras las decisiones técnicas del primer partido de la final.

Morales, Machado y Mora (incluso Soto), apoyados por Guzmán y Colindres, fueron una pared infranqueable para el ataque Herediano. Núñez y Sánchez apenas tocaron balón. Ruiz no tuvo ángel en el primer tiempo. Ni sospechaba aún que el arquero Danny Carvajal le iba a detener un penal en la segunda mitad.

El gol de Pablo Salazar, una segunda bola cerca del área pequeña, no generó la reacción que ya se había tardado en llegar.

Saprissa fue más inteligente también en la segunda mitad. Administraron la ansiedad del rival, jugaron bien la carta sicológica. Jafet Soto usó sus variantes entre las que no deja de llamar la atención la de Brunet Hay, jugador al que prácticamente nunca usó en el torneo. Un jugador sin horas de vuelo llamado a voltear una final que se perdía.

Danny Carvajal tuvo poco trabajo pero cuando llegó, supo reducir las intenciones de Scott o Ruiz. Junto con Deyver Vega, sin duda alguna, son los dos protagonistas morados de la fase final.

Saprissa se vio mejor durante todo el partido. El encuentro anterior había goleado. No hay mucho más para agregar. Así se gana un campeonato, triunfando cuando importa.

El Mostro es el mejor equipo de la historia de Costa Rica. La matemática no admite matices.