No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Empresa en Panamá se utilizó para alterar cifras de Yanber, confirma auditor

Yanber importaba materiales con un costo superior al valor real, para que el precio del producto en el país fuese mayor

La empresa Interplastic Industries Corporation, constituida en Panamá, sirvió para sub y sobrefacturar las exportaciones e importaciones de la Corporación Yanber, generando ventas ficticias por alrededor de $29 millones.

Así lo confirmó la mañana de este lunes en su comparecencia el auditor forense de la compañía, Ronald Artavia, ante la comisión de la Asamblea Legislativa que investiga créditos otorgados por la banca pública a la corporación del entonces propietario Samuel Yankelewitz.

A través de ese mecanismo, Yanber supuestamente importaba materiales con un costo superior al valor real, para que el precio del producto en el país fuese mayor, disminuyendo su carga tributaria y manteniendo en el extranjero el sobreprecio en una empresa también manejada por Yankelewitz.

En sentido inverso, la compañía presuntamente subfacturaba sus exportaciones para hacerlo a un menor costo, permitiendo que en Panamá el precio regresara al usual y que con él se obtuvieran ganancias al evadirse impuestos en Costa Rica.

“Son $29 millones del saldo de cuentas por cobrar a Interplastic, que en buena teoría se originó por toda esta situación de que se facturaba a nombre de una y otra empresa”, señaló el auditor ante los cuestionamientos del legislador del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Rafael Ortiz.

Sin embargo, la mayoría de estas exportaciones no acontecieron según Artavia, ya que no acaecían registros de la Declaración Única de Aduana (DUA), por lo que fueron incluidas para alterar los estados financieros de Yanber al reportar hasta un 50 por ciento más de ventas de las reales, lo que a su vez permitía así reflejar una realidad financiera diferente a la verdadera.

Ello habría permitido a la empresa acceder a créditos por más de $34 millones en los últimos siete meses antes de solicitarse un convenio preventivo con el que se podrían reajustar las deudas de Yanber para evitar su quiebra.

Esos mecanismos se vendrían aplicando desde el 2010, en afectación del fisco costarricense pese a que para el 2011 existía una denuncia contra Interplastic interpuesta ante el Tribunal Fiscal Administrativo.

Además, Artavia señaló que parte de su auditoría en 2016 alertó de problemas de control interno asociados al acceso se información por la utilización de cuentas confidenciales, el pago de salarios de empleados en el extranjero, dañando ingresos de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) y otras entidades del Estado; y a un uso reiterado de “vales” sin cancelar.

La comisión investigadora de los créditos bancarios se ha abocado a analizar las condiciones en que se otorgaron préstamos sobre los cuales existen dudas. Entre ellos se encuentran los casos de Hidrotárcoles, Las Brisas y el cierre de Bancrédito.