Empresa que sobornó a Eduardo Li se declara culpable y compensará a Fedefútbol con $600 mil

Sentencia ​Los ejecutivos usaron facturas y contratos falsos para disimular sobornos y transferir pagos, dijeron las autoridades

Una empresa de medios de Florida se declaró culpable este martes en un tribunal en Nueva York de sobornar a funcionarios de fútbol y aceptó, junto a su casa matriz española, pagar más de $24 millones en multas.

Imagina US se declaró culpable de sobornar a altos funcionarios de la Unión de Fútbol del Caribe (CFU, en inglés) y a cuatro federaciones centroamericanas de fútbol, entre ellos el expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), Eduardo Li, para asegurarse derechos de los partidos clasificatorios para la Copa del Mundo.

La empresa accedió renunciar a $5,28 millones en ganancias obtenidas de manera criminal ante un tribunal federal en Brooklyn, Nueva York, anunciaron fiscales estadounidenses.

En la audiencia del martes frente a la jueza Pamela Chen se declararon culpables dos exdirigentes del federaciones latinoamericanas de fútbol, luego de que Estados Unidos revelara el mayor escándalo de corrupción de la historia del fútbol mundial.

Imagina US fue sentenciada a pagar $3 millones en restitución a la CFU; $1,7 millones a la federación hondureña de fútbol; $790.000 a la guatemalteca; $600.000 a la costarricense y 565.000 a la salvadoreña.

La compañía también fue sentenciada a pagar una multa de $12,88 millones que la empresa matriz con sede en Barcelona, Imagina Media, accedió a pagar en su nombre como parte del acuerdo para evitar el juicio por la participación de uno de sus copresidentes.

Los ejecutivos usaron facturas y contratos falsos para disimular sobornos y transferir pagos a través de otros países en un intento por pasar desapercibidos, dijeron las autoridades.

Uno de los tres codirectores ejecutivos de Imagina Media pagó la mitad de un soborno de 3 millones de dólares que la empresa de mercadeo deportivo Traffic USA había acordado previamente pagarle a Jeffrey Webb, un exvicepresidente de la FIFA.

Webb fue una de las primeras personas arrestadas en mayo de 2015 como parte de una extensa investigación de la fiscalía estadounidense en el marco del FIFAGate.

Se declaró culpable en un tribunal estadounidense de fraude, lavado de dinero y extorsión, y acordó entregar 6,7 millones de dólares.

Desde entonces, la fiscalía ha inculpado a 42 ejecutivos de fútbol y marketing deportivo por supuestamente recibir millones de dólares en sobornos.

De ellos, 24 se declararon culpables en Estados Unidos. Dos fueron condenados en juicio y uno fue absuelto. Los demás acusados residen fuera de Estados Unidos y no se han presentado frente a la justicia de este país.