No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Casos de Coronavirus
en Costa Rica

Nuevos
Confirmados
Muertes

Más info

aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

En Chile estudiantes ayudan a retirar escombros luego del incendio de Valparaíso

​Hasta esta tragedia, por falta de recursos y voluntad política ninguna autoridad había erradicado los asentamientos mayormente pobres

Estudiantes se unen a la lucha por controlar el incendio de Valparaíso. Ante el desolador panorama del peor incendio en la historia de este puerto chileno, decenas de jóvenes se sumaron a las tareas.

Con picos, palas y tapabocas, comenzaron a levantar los escombros dejados por la llamas. Otros decidieron dejar sus casas y ayudar a acopiar y a repartir víveres y ropa para los damnificados.

Valparaíso, conocida como "la Joya del Pacífico" con su centro declarado Patrimonio de la Humanidad, esconde también altas tasas de pobreza y precariedad en su urbanización, que complicaron más el control del voraz incendio que comenzó hace cuatro días.

Las llamas, que han dejado 15 muertos y 11.000 damnificados, son un viejo enemigo del puerto.

Esta vez, el fuego se inició en una zona forestal en la parte alta de los 44 cerros que conforman la ciudad, y como habían adelantado varios expertos, además del viento y las altas temperaturas, la precaria urbanización agravó la catástrofe.

Según Iván Poduje, profesor de urbanismo de la Universidad Católica, ante la falta de vivienda y el retraso en los planes del Estado para su construcción, las familias han ido tomando terrenos en zonas de riesgo, como quebradas, muchas veces abandonadas y sin servicios de agua y alcantarillado, que además tienen zonas boscosas donde suelen producirse incendios.

"En la quebrada el viento se acelera y la propagación del fuego es muy rápido, y más si las viviendas son de material ligero. Es muy difícil llegar a esas quebradas, tienen pendientes muy abruptas. Los accesos son malos y es muy difícil controlar el fuego", diagnostica.

La geografía ha complicado la gestión de esta ciudad, que cuenta con bajos recursos y una altísima deuda, equivalente a la mitad de su presupuesto anual. Faltan empleos para sus habitantes, y el movimiento económico del importante puerto de la ciudad no revierte en las arcas del municipio.

"Es inexplicable que el puerto sea una empresa autónoma del Estado que genera rentas importantes y paga nada al municipio", comenta Poduje.