En cuatro años corrupción desplazó a inseguridad como principal preocupación de los ticos, señala estudio

PercepciónPese a que víctimas de crimen son menos cada año, costarricenses se siguen sintiendo inseguros

La corrupción se convirtió en la principal preocupación de los costarricenses el año anterior, desplazando de esta forma a la inseguridad, que ocupaba el primer lugar desde 2010, señaló un estudio sobre percepción de la seguridad ciudadana de la Fundación para la Paz y la Democracia (Funpadem).

Director del Programa de Prevención de la Violencia y Seguridad de Funpadem,
Max Loría

El informe señala que en 2010, el 42 por ciento de los ticos percibían la inseguridad como el problema más importante que enfrentaba el país. Para 2014 la cantidad de ciudadanos en esta categoría cayó al 18,7 por ciento.

Por el contrario, la corrupción pasó de preocupar al 7,8 por ciento de la población en 2010 a alcanzar el 20,4 por ciento el año anterior, ocupando el primer lugar de la intranquilidad ciudadana.

DIRECTOR DEL PROGRAMA DE PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y SEGURIDAD DE FUNPADEM,
MAX LORÍA

El director del Programa de Prevención de la Violencia y Seguridad de Funpadem, Max Loría, señaló que si bien la inseguridad no es el primer problema que señalaron los encuestados, los costarricenses continúan percibiendo que viven en un país con más delincuencia de la que realmente hay.

En Centroamérica, El Salvador, Honduras y Nicaragua encabezan los índices de victimización total, sin embargo, Costa Rica es el país donde más personas se sienten inseguras.

Loría señaló como posibles causas del sentimiento de inseguridad en los costarricenses la cobertura excesiva de sucesos en los medios de comunicación y la falta de divulgación de políticas públicas sobre el tema de seguridad por parte del Gobierno.

DIRECTOR DEL PROGRAMA DE PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y SEGURIDAD DE FUNPADEM,
MAX LORÍA

En cuanto a la opinión sobre la policía y la administración de la justicia, Costa Rica y Guatemala son los países centroamericanos que menos confían en el sistema judicial, y consideran que deben aplicarse mayores medidas preventivas.