En 10 años, marihuana pasó del tercer lugar a ser la droga favorita en menores de edad, alerta estudio

consumo​Montes de Oca es el cantón con mayores problemas con marihuana. San Carlos, Golfito y Puntarenas por el crack.

La marihuana pasó a convertirse en la droga favorita de los jóvenes menores de edad. Así lo confirmó la mañana de este lunes en el programa Nuestra Voz el director del Instituto Costarricense sobre las Drogas (ICD), Guillermo Araya, al señalar que 10 años atrás, los menores que consumían algún tipo de droga preferían en primer lugar el alcohol, de segundo el tabaco y de tercero la marihuana, pero ahora el orden cambió. La marihuana es la droga favorita, el alcohol pasó al segundo lugar, seguido por el tabaco.

director icd, guillermo araya

Los datos se desprenden de un ranking elaborado en el 2005 y otro dado a conocer en julio de este año, en los cuales se entrevistó a docentes y estudiantes de todo el país sobre el tipo de producto que más se consume.

Según el funcionario el problema es que se ha dado una "normalización" de la marihuana a nivel mediático que busca su aceptación como algo normal y sin efectos secundarios.

Cuestionó el hecho de que exista un "bombardeo mediático" en telenovelas, series de televisión, películas, así como en videojuegos y en la misma música, en donde el consumo de la marihuana no se ve como riesgoso.

Esto afecta especialmente algunas poblaciones, en donde se señaló el caso específico de Montes de Oca como el cantón con "mayores problemas" de drogadicción, posiblemente por que allí existe una elevada población juvenil.

director icd, guillermo araya

El funcionario añadió que existen otros cantones como San Carlos, Golfito y Puntarenas donde el consumo es otro tipo de droga -el crack- el que causa problemas.

Ante esta realidad, el ICD apoya una campaña que se realiza en los principales medios de comunicación que llama a los padres a dedicar al menos cinco minutos al día para escuchar a sus hijos. Con ello, según el experto se pueden ir creando lazos afectivos que alejen a los muchachos del consumo de drogas.

De hecho, la recomendación de Araya es que desde el mismo momento del nacimiento los padres puedan determinar límites y establecer relaciones que alejen a los niños del consumo de las drogas.

Para Araya si bien existen variables socioeconómicas que pueden impulsar a un joven a consumir productos como la marihuana, también se debe a que muchos de ellos perdieron el interés en algo más como estudiar o salir adelante.

En ese punto- dijo- el sistema educativo es un factor de protección para los jóvenes, aunque al final de cuentas es la relación con los padres la que sirven de guía principal.

director icd, guillermo araya

Por ello, el siguiente paso del ICD será establecer alianzas con empresas del sector privado que motiven a padres e hijos a realizar actividades juntos, por ejemplo entradas que permitan el ingreso de un progenitor con uno de sus hijos por el precio de uno sólo.

"Queremos desarrollar este tipo de ideas donde el objetivo es crear un vínculo más fuerte entre padres e hijos y no esperar a ver cómo los hijos en su silencio se van deteriorando y metiendo en este flagelo", apuntó Araya.