En EE.UU. le declaran la guerra a las chinches

Hace años que los estadounidenses batallan contra este insecto chupasangre. Con Nueva York a la vanguardia, las autoridades locales dicen que están haciendo progresos; sin embargo, para algunos la guerra contra las chinches tiene sus beneficios.

Los fumigadores pueden llegar a cobrar hasta $100 mil por tratar un gran edificio. Lo que incluye detección canina, tratamientos de vapor y otras tecnologías de punta. Pero no todo el mundo puede permitirse tales lujos.

También parece que tienen una inteligencia primitiva. Experimentos recientes con trampas pegajosas demostraron la capacidad de aprendizaje de este insecto.

Otro reto en esta lucha es que son cada vez más resistentes al veneno. Expertos destacan la necesidad de conocer al enemigo, buscar en colchones, hendiduras y grietas a unos cinco metros de la cama.

En esta batalla entre sábanas, la chinche ha demostrado ser un serio adversario.