En restaurantes de EE.UU. las tabletas comienzan a reemplazar a los meseros

En el restaurante de comida rápida Bolt Burgers en Washington, Estados Unidos, los clientes pueden dirigirse a una persona para hacer su pedido. Pero muchos prefieren hacerlo desde una tableta de pantalla táctil.

"Me gusta esto, ojalá pudiéramos tener este tipo de cosas en Wisconsin", dijo John Morrissey, un policía de Kenosha, Wisconsin (norte), de visita en la capital estadounidense.

Como él, muchos clientes hacen sus pedidos en una tableta instalada en un quiosco o entregada en forma de menú a la entrada.

"El número de personas que prefieren utilizar la tecnología es mayor de lo previsto", admitió uno de los copropietarios del restaurante, Mike Davidson. "A la gente le encanta la velocidad del servicio y en nuestro negocio la velocidad es esencial", añadió su socio Joe Spinelli.

Como Bolt Burger, algunas de las principales cadenas de restaurantes estadounidenses han anunciado sus planes de usar tabletas para ver el menú, realizar pedidos y pagar la cuenta.

Unos 800 restaurantes de la cadena Chili's están instalando aparatos de la empresa texana Ziosk, que también permiten ver noticias y acceder a entretenimiento mientras se come.

"A los clientes les encanta", expresó John Regal, director de marketing de Ziosk. "Pueden controlar el ritmo de su comida. Pueden hacer su pedido con una persona o con el dispositivo".

Los que tienen prisa aprecian en especial no tener que esperar a que se les lleve la cuenta porque pagan en la misma tableta.

"Uno se puede ir de inmediato, en lugar de tener que esperar 10 minutos o más", apuntó Regal, quien aseguró que las tabletas son un servicio adicional a los meseros.

Los clientes interactúan con un ser humano para hacer su pedido inicial, pero usan la tableta en la mesa para añadir algo, ordenar un postre o pagar.

Es como tener "una segunda o una tercera persona en el equipo", estimó. "Es una manera para los restaurantes de diferenciarse y le da a los meseros más tiempo para dedicarle a los clientes".

Ziosk instala las tabletas sin ningún costo inicial y cobra una cuota mensual a los restaurantes, que pueden recuperar y, en algunos casos aumentar, sus ingresos, ya que reciben una parte de lo recaudado por los anuncios publicitarios en la tableta o por los juegos pagos disponibles.