Encuentro entre candidatos careció de confrontación de ideas

Más que un debate, el encuentro de los candidatos este miércoles en la Universidad Nacional (UNA) se convirtió en una vitrina para que expusieran sus ideas, sin ninguna confrontación, ni propuestas claras sobre cómo van a resolver los problemas que aquejan al país.

Las expectativas eran altas, pues era la primera que vez que se veían las caras en un encuentro de este tipo los seis aspirantes que aparecen en las encuestas de intención de voto, Johnny Araya, del Partido Liberación Nacional (PLN), Rodolfo Piza, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Otto Guevara, del Movimiento Libertario, José María Villalta, del Frente Amplio, y Luis Guillermo Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

El problema estuvo más del lado de la metodología planteada, que de parte de los aspirantes, debido a que sólo se les hizo cuatro preguntas generales sobre temas amplios, que fueron desde la legitimación del Estado y la lucha contra la corrupción, hasta acciones para combatir el cambio climático y reactivar la agricultura.

Esto impidió que ahondarán con mayor profundidad y detalle en los cuestionamientos hechos.

Durante las cuatro horas que duró "el debate", los candidatos expusieron sólo su visión sobre lo que requiere el país y pinceladas de lo que harían en un eventual gobierno.

Los seis coincidieron en la necesidad de más empleo para combatir la pobreza, pero no dijeron cómo, ni en cuáles sectores los van a generar.

Tampoco presentaron una propuesta clara sobre las medidas a tomar para reducir el déficit fiscal.

Cuatro de ellos -Solís, Villalta, Corrales y Araya- plantearon una reforma fiscal progresiva, pero no ahondan en sus detalles, ni cuáles impuestos se aumentarán o crearán.

Quienes se opusieron, Piza y Guevara, no especificaron cuáles gastos superfluos recortarán, ni cómo mejorarán la recaudación de impuestos.