ENORMES

Costa Rica 1 (5) - Grecia (3)

Goles: Bryan Ruiz (52”)

Sokratis Papastathopoulos (91”)

Ya todos vieron el partido. Vieron ese primer tiempo de una Sele atolondrada, nerviosa. No era para menos. Ese equipo griego duro, de juego ríspido, de faltas, cuando ya el central australiano Benjamin Williams empezaba a mostrar algo que no podremos demostrar, pero que está registrado en las 20 cámaras del partido.

Vieron ese inicio de segundo tiempo que dominó el fútbol mediocre de Grecia. Y esa era la gran pregunta, ¿perderemos con el peor equipo al que nos hemos enfrentado en este Mundial? Los griegos arrancaron con fuerza, pero Campbell pelea una bola con dos rivales, la gana y la sirve a Bolaños, libre por la izquierda, Christian ubica a Ruiz y se la pone para que Bryan la pellizque y la pelota termine una trayectoria geométrica en cámara lenta hacia la esquina imposible de Orestis Karnezis.

Vieron, vimos, al Williams seguir inclinando cancha, aunque no podremos probarlo nunca. Expulsó a Duarte y ahí cambió el partido. Se nos inclinó la cancha en contra. En las redes sociales se formaba un frente a favor de Costa Rica. Benjamin Williams quedaba al descubierto. Porque, insistimos, aunque no tengamos pruebas, siete pruebas doping y este arbitraje dejan mucho a la imaginación.

Grecia se apoderó del partido, todos lo vimos, todos lo vieron. Corría el reloj, se pitaba todo en contra de nuestros muchachos. Y sucedió. Navas había detenido todo, menos ese gol de Papastathopoulos ya en sobretiempo.


Nos fuimos a tiempos extra con 10 hombres y el árbitro desde un lugar más que sospechoso. Pero los muchachos se hicieron enormes. Esos treinta minutos más, con uno menos, que nunca vamos a olvidar. Y lo logramos, llegamos con el empate a los penales.

Todos lo vimos. Todos lo vieron. En las redes sociales el mundo se volcaba con Costa Rica. ¿Quién con amigos en el extranjero no vivió la solidaridad para Costa Rica?

Era clarísimo lo que pasaba en este partido. Y fue más claro lo que pasó. Diez muchachos que se convirtieron en héroes. No en héroes de la épica griega, todo lo contrario. Héreos ticos, papá. Una gesta histórica, épica. Un país de 4,5 millones de personas abrazados a los muchachos en Brasil. ¿Quieren probarnos? Ok.

Y así fue. Todos vieron cómo terminamos los treinta (¡¡¡más reposición!!!) de los tiempos extra. Y teníamos a Keylor. Y nuestros muchachos dieron cátedra de cómo tirar penales y nuestro Keylor Navas dio cátedra de cómo se detiene un penal con mano cambiada. Y aquí estamos, tomá FIFA, tomá Williams, tomá Grecia. Vamos a cuartos de final, nos hicimos cargo de media Europa.

Costa Rica está entre los mejores ocho equipos del mundo. Déjennos disfrutar.