España devuelve a Colombia "pequeño museo" precolombino confiscado a narcotraficantes

Una importante colección de arte precolombino, un "pequeño museo" en el que están representados 3.000 años de la cultura arqueológica de Colombia, regresará a su país, tras su devolución este martes, por parte de España, que la confiscó a una red de narcotraficantes en 2003.

Una gran urna de cerámica cubierta por un busto humano de la cultura Mosquito, una vasija antropomorfa Calima o una figura masculina con nariguera de oro de estilo Quimbaya tardío presidieron, protegidas en urnas de cristal, el acto oficial de entrega en el Museo de América, en Madrid.

"Hoy es un día muy especial para Colombia", afirmó su embajador en España, el exministro de Justicia y del Interior Fernando Carrillo Flórez, al recuperar un total de 691 piezas, desde el período formativo tardío (1.000-1.400 a.c.) hasta los siglos XVI y XVIII, incautadas por la policía española hace 11 años durante una operación contra traficantes.

Cuencos con dibujos geométricos en ocres y negro, ocarinas -pequeños instrumentos de viento de forma ovoide- ornadas con motivos vegetales o animales, collares, pintaderas para decorar el cuerpo o el rostro, algunas piezas de orfebrería, forman parte de la colección.

Las obras no viajarán a Bogotá hasta dentro de uno o dos meses cuando finalice el delicado proceso de embalaje.

"La llegada de estas casi 700 piezas a Colombia es uno de los acontecimientos culturales más importantes de los últimos tiempos", aseguró el embajador colombiano, quien precisó que el Ministerio de Cultura de su país dará un "lugar de honor" a la colección, en un museo aún por decidir.

Fue una operación policial iniciada en 2.000 contra una red de tráfico de droga la que permitió descubrir, tres años más tarde, 885 piezas arqueológicas, compradas en Colombia y otros países, en el domicilio madrileño de uno de los 29 detenidos, de nacionalidad colombiana y española.

Los narcotraficantes, pertenecientes a "una trama con origen en Colombia pero con asentamiento en España", adquirieron estas obras "como una forma de blanquear su dinero", detalló el inspector jefe de la Brigada de Patrimonio Histórico, Antonio Tenorio.

Tras el hallazgo comenzó un largo y complejo proceso de cooperación entre las autoridades de ambos países que permitió acreditar la pertenencia de 691 obras al patrimonio cultural colombiano y su exportación ilegal. Se determinó también que otras 42 eran falsas.

La estimación de la colección ahora restitutida supera los cinco millones de euros, casi siete millones de dólares, debido a la rareza de las piezas, explicó el director general de la policía Ignacio Cosidó.