Estado Islámico gana terreno en Siria pese a bombardeos de la coalición

avance​Toma de Kobane permitiría al EI controlar una amplia franja continua de territorio a lo largo de la frontera con Turquía

El grupo Estado Islámico (EI), que intenta desde hace tres semanas arrebatar a las fuerzas kurdas la localidad siria de Kobane, avanzaba hacia esta estratégica ciudad cercana a la frontera turca, aunque hostigado por los bombardeos aéreos de la coalición internacional.

Del lado turco de la frontera, se veían columnas de humo sobre Kobane, y se escuchaba al mismo tiempo el ruido de los obuses y de los aviones de combate de la coalición, según constataron periodistas de la AFP.

"El EI ha conseguido tomar el sábado por la noche la parte sur de la colina de Mashtanur ubicada al sudeste" y que domina Kobane (llamada Ain Al Arab, en árabe), informó a la AFP el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

"Los bombardeos han causado pérdidas humanas", aseguró Abdel Rahman.

También informó Rahman que la coalición antiyihadista efectuó siete nuevos bombardeos el sábado por la noche contra posiciones del EI, "dificultando el avance del grupo hacia la ciudad" de Kobane.

Si la coalición no hubiera lanzado sus ataques aéreos ayer (sábado), el EI estaría ahora en el centro de Kobane", afirmó.

Según él, si los yihadistas se apoderan de la totalidad de esta colina, "toda la ciudad de Kobane estará a su alcance y su toma será más fácil".

La toma de Kobane permitiría al EI controlar una amplia franja continua de territorio a lo largo de la frontera con Turquía.

La ciudad es defendida por combatientes de las Unidades de protección del pueblo (YPG, principal milicia kurda siria), menos numerosas y menos armadas que los yihadistas.

El grupo EI ha conseguido apoderarse de más de 70 localidades en el norte de Siria, obligando a 300.000 personas a huir. De ellas, 180.000 se han refugiado en Turquía.

Según el jefe del OSDH, "centenares" de combatientes de "ambos campos" han muerto en combates y en los bombardeos aéreos desde el inicio del asalto yihadista en esta región, el 16 de septiembre.

Los límites de la coalición

Según expertos estadounidenses, el caso de Kobane ilustra bien los límites de la intervención exclusivamente aérea de la coalición, sin apoyo en tierra para guiar sus bombardeos.

"Los kurdos se enfrentan a combatientes bien organizados y bien equipados", afirma Seth Jones, un ex consejero militar estadounidense. "Se trata de un problema que afecta a toda Siria, donde la intervención de Estados Unidos no está bien coordinada con las fuerzas en tierra, en parte debido a la plétora de grupos rebeldes", explica.

Por otro lado, tras la repulsa que suscitó en todo el mundo la decapitación por el EI del británico Alan Henning, los padres de Peter Kassig, un rehén estadounidense amenazado por este grupo, imploraron a los secuetradores que "tengan compasión y liberen" a su hijo..