Estudiantes becados de la UCR tienen dificultades para satisfacer necesidades básicas, según Contraloría

educaciónPoco dinero para alquiler, comidas insuficientes y atraso en pagos son algunos de los problemas​

Los estudiantes becados de la Universidad de Costa Rica, enfrentan dificultades para satisfacer sus necesidades básicas, según determinó la Contraloría General de la República en una Auditoría realizada sobre la eficacia del Sistema de Becas en dicho centro de estudios.

Las becas de asistencia y beneficios complementarios, otorgan exoneración total o parcial de los costos de matrícula, derechos de laboratorio y biblioteca y beneficios complementarios, como residencia estudiantil y alimentación. Además a los becarios 11, que son los peor situación socioeconómica, se les otorga ayuda económica total o parcial, para cubrir los costos de estudio y manutención del estudiante.

Gerente del Área de Servicios Sociales de la contraloría, Manuel Corrales

Según señaló Manuel Corrales, Gerente del Área de Servicios Sociales del la Contraloría, dichos beneficios son insuficientes.

“Los becarios 11, que enfrentan una condición de pobreza extrema, son los estudiantes más perjudicados con la situación”, señala el informe. Esto se debe a que, en ausencia de redes de apoyo familiar, “los recursos se destinan en primer lugar para el pago de transporte, residencia y servicios públicos, luego para adquirir material didáctico y finalmente para alimentación, en caso de que sobren recursos para cubrir esta necesidad”, agrega.

Otros de los hallazgos reflejan que la demanda insatisfecha del programa de residencias creció del 2009 al 2012. A estos estudiantes que no se les logra acomodar en una residencia, se les otorgan ¢61.250 mensuales para el pago de alquiler, pero la realidad, según estudios de la Oficina de Becas y Atención Socioeconómica (OBAS) es que se necesitan aproximadamente ¢81.278 por mes para pagar alquiler y algunos servicios básicos como luz, agua y teléfono.

Además, el beneficio de alimentación, se otorga cinco días a la semana y solamente dos tiempos de comida, lo cual excluye fines de semana y feriados.

Por su parte la Contraloría encontró que el pago de los beneficios complementarios no se giró oportunamente. “El hecho de no recibir estos beneficios al inicio del ciclo lectivo implica tener que tomar medidas complementarias (como por ejemplo préstamos) para enfrentar la adquisición de material didáctico, el pago de la residencia y la alimentación”, menciona la auditoría.

Sin embargo, según comunicó la Vicerrectoría de Vida Estudiantil, para el 2014 se logró mejorar en los plazos de entrega de los beneficios de ayuda económica y alimentación, de forma que los estudiantes no pasen dificultades los primeros días lectivos.

Según datos de la Universidad de Costa Rica, para el 2013 el 50% de la población estudiantil matriculada en dicha institución fue beneficiaria de una beca socioeconómica.