No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Estudiantes del TEC crean carro autónomo capaz de evitar obstáculos

La elaboración del aparato fue de $97

Un carro autónomo versión escala con la capacidad de evitar obstáculos por sí solo, es el proyecto de graduación que tres estudiantes de Ingeniería Mecatrónica del Tecnológico de Costa Rica (TEC) presentaron en el centro educativo como parte de un trabajo final.

Juan Monge, Allan Alvarado y Rodolfo Guevara elaboraron el vehículo como parte del curso de Diseño de Sistemas Mecatrónicos en el cual el profesor a cargo de la asignación les solicitó crear un carrito, dron o barco que lograra caminar de manera autónoma.

"Escogimos un carrito de tamaño a escala que nos permitiera instalarle ciertos componentes electrónicos y que con GPS (Sistema de Posicionamiento Global) pudiera darle la vuelta (al TEC)", indicó Monge.

La elaboración del proyecto inició a finales de febrero donde se contó con un plan de verificación y validación, en especial en sincronizar los sensores que indican al vehículo si debe dar espacio o no y el GPS. Ambos funcionan a velocidades distintas lo que significó uno de los mayores retos del proyecto.

"Hicimos varios planes donde pudiéramos acomodar los componentes. Otro de los retos era no solo acomodar las cosas sino que la parte mecánica tenía que verse de forma bonita", comentó Monge.

El proyecto se elaboró con el chasis de un carro de control remoto y la carrocería se compone de acrílico debido a que este material le permite tener mayor durabilidad.

Monge señaló que el carro autónomo tiene potencial para utilizarse con distintos fines en la sociedad, por ejemplo, se podría emplear en zonas de riesgo por parte de los bomberos quienes, debido a la dificultad de llegar de un lugar a otro, pueden enviar el dispositivo y a su vez conocer la ubicación y situación que se desarrolla por donde transita el carro.

Los jóvenes invirtieron $97 en la elaboración del proyecto, no obstante, están conscientes de que se necesitaría más inversión, tiempo y algoritmos más elevados para desarrollarlo a gran escala.

Fotografías cortesía de Juan Monge.