Estudio para delimitar territorios en reserva indígena Salitre se atrasará hasta marzo de 2015

demora​Conflicto sigue provocando enfrentamientos entre vecinos, reconoce Viceministra

El censo que realiza el Instituto de Desarrollo Rural (Inder) y la Oficina de Catastro para conocer cuántas personas no indígenas viven en la reserva Salitre y para delimitar los territorios aborígenes de esa comunidad se atrasará hasta finales de marzo de 2015, confirmó la viceministra, Ana Gabriel Zúñiga.

El atraso se debe a "una serie de elementos legales que tenemos que afinar" y a lo complejo del proceso interinstitucional necesario para "hacer el levantamiento del estado de la situación" en esa reserva indígena, afirmó Zúñiga.

Con este estudio, el gobierno también espera tener claro qué procede con las personas que adquirieron terrenos en Salitre, pero que no son indígenas. También busca aclarar si les corresponde alguna indemnización y reubicación como plantea la ley, explicó Zuñiga.

La necesidad de efectuar el análisis se dio porque la ley aprobada en 1977 establece que las reservas indígenas son exclusivas para las comunidades aborígenes que las habitan.

Los no indígenas no pueden alquilar, arrendar, comprar o adquirir terrenos comprendidos dentro de estas reservas.

Pero esa misma legislación también establece que quienes compraron su tierra antes de 1977 o la heredaron deberán ser indemnizados por el gobierno o tendrán que ser reubicados en una propiedad similar, siempre y cuando cuenten con el respectivo documento que los certifique como propietarios.

Por eso, la importancia de hacer el censo, precisó Zuñiga.

Esta situación ha provocado enfrentamientos entre indígenas y otras personas desde julio anterior, lo que obligó al gobierno a destinar oficiales de la Fuerza Pública adicionales para vigilar la reserva.

No obstante, la semana trasanterior hubo dos nuevos encuentros violentos entre vecinos, aunque no se reportan heridos, aclaró la Viceministra.

Salitre es una reserva de 12.700 hectáreas ubicada en Buenos Aires de Puntarenas, donde habitan cerca de 2.800 indígenas y decenas de familias no indígenas.