No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Uso de "stent" es inútil para ciertos pacientes cardíacos, señala estudio

​Cardióloga señaló que es inocente pensar que dispositivo mecánico puede resolver una patología multifactorial como la enfermedad isquémica

Un nuevo estudio publicado el jueves anterior en la revista médica británica The Lancet sacudió a los especialistas de la cardiología al señalar que el uso de stent (especie de resorte que se introduce en los vasos sanguíneos) son inútiles para aliviar padecimientos en el caso de ciertos pacientes.

Esta investigación impacta el sector debido a que el dispositivo médico es muy común en procedimientos relacionados con esta especialidad, principalmente para tratamiento de enfermedades isquémicas (obstrucción de las arterias coronarias).

La investigación reclutó a 200 pacientes con este padecimiento y fuerte dolor en el pecho que les impedía la realización de actividad física siendo candidatos para un stent, informó el diario estadounidense The New York Times.

Al grupo se le dio tratamiento durante seis semanas para disminuir el riesgo de un infarto con diferentes medicamentos. Posteriormente se sometieron a un procedimiento donde se les dijo que se les había introducido el dispositivo mecánico, sin embargo, en algunos casos no fue así.

Tanto pacientes como investigadores desconocían quién había recibido el stent. Cuando se analizó la evolución de las personas se encontró que no existió diferencia entre a los que se les introdujo la pieza como a los que no.

Incluso, algunos pacientes experimentaron un efecto placebo pues nunca se les colocó el dispositivo en las arterias coronarias.

El estudio liderado por el cardiólogo Justin E. Davies del Imperial College de Londres, es uno de los pocos en esta especialidad médica en utilizar el tratamiento simulado, situación que le generó críticas entre sus colegas por los dilemas éticos.

A los dos grupos se les introdujo el catéter hasta la arteria coronaria, sin embargo, solo a una parte realmente se les puso el dispositivo.

Las reacciones de médicos estadounidenses recopiladas por el New York Times dan cuenta de la sorpresa que genera el hallazgo científico debido a que el uso de los stents es parte de la rutina diaria de los cardiólogos

Patología multifactorial

La presidenta de la Asociación Costarricense de Cardiología (ASOCAR), Gabriela Castillo, indicó que la enfermedad isquémica es una patología donde confluyen diferentes factores que inciden en la afectación que puede provocar en un paciente, por lo que es necesario analizar cada caso de manera individual.

"No toda arteria tapada se clasifica igual, la enfermedad isquémica nosotros la hemos clasificado en diferentes estadíos dependiendo de la severidad con que se presenta en los vasos involucrados, las comorbilidades del paciente, entonces decir que para todos la misma receta es imposible", indicó la cardióloga.

La médica añadió que como especialistas deben analizar todos los aspectos que rodean al paciente para determinar si requiere o no la colocación del dispositivo.

"La enfermedad coronaria es una enfermedad multifactorial, son muchos los factores de riesgo que están involucradas, un grupo importante son diabéticos, otro grupo son hipertensos... entonces tratar de creer que un dispositivo mecánico va a resolver una patología multifactorial pues yo creo que es inocente, en realidad es coadyuvante al tratamiento médico, incluso con modificación de hábitos que empieza con la primera parte del abordaje, la educación del paciente, los hábitos saludables", aportó Castillo.

La presidenta de ASOCAR ve positivo este tipo de estudios que permiten ampliar el panorama al sector médico, sin embargo, añadió que es necesario analizar a profundidad los alcances del mismo, ya que considera que en este caso se está tomando en cuenta solo un tipo de enfermedad isquémica que no puede generalizarse con otras.

En estos momentos está siendo sometido a mucha discusión dentro de los mismos hemodinamistas porque muchas de las cosas que se le critican es haber considerado una patología estable, crónica, de larga instauración y en un periodo muy corto de seis semanas, entonces hay que desmenuzar bien el estudio, hay que analizarlo, y lo más importante es que no se pueden generalizar las conclusiones en cuanto a la patología general y el uso de los stents", dijo la médica.

El dispositivo médico tiene larga data en Costa Rica. Desde la década de los 70 se utiliza para tratar las enfermedades isquémicas en las que se requiere.

El stent se coloca cuando el paciente llega con un infarto agudo con elevación que da cuentas de tener la arteria totalmente obstruida. También califican los que tienen síndromes coronarios sin elevación, lo cual quiere decir que la obstrucción es parcial y existen otros factores que inciden en la afectación.

Castillo indicó que por ejemplo en el Hospital Max Peralta, donde trabaja, se presentaron en promedio 20 infartos por mes el año anterior. Del total de los 211, 86 fueron infartos con elevación y en el 80 por ciento de los casos se llevó a cabo la colocación del dispositivo mecánico.

El stent se introduce de manera percutánea por la muñeca (anteriormente por la ingle) y se conduce hasta las arterias coronarias por medio de catéteres que suben por la circulación.

El dispositivo lo que hace es expandirse cuando ya está en el sitio adecuado para liberar la obstrucción presente. En el pasado existían piezas de metal, sin embargo, conforme se dan avances médicos se emplean algunos que incluso se desintegran cuando ya cumplieron con su objetivo.

Sobre el tema se solicitó el criterio de la Caja Costarricense del Seguro Social desde el jueves pasado. Hasta el momento de esta publicación no habían respondido.