Estudio asocia ver más de dos horas de televisión al día con riesgo de sufrir presión alta durante la infancia

#PuraVidaSedentarismo y obesidad son factores de riesgo para la hipertensión arterial

Ver más de dos horas televisión al día aumenta en un 30 por ciento el riesgo de desarrollar presión alta durante la infancia, mientras que si el niño es sedentario las posibilidades se elevan en un 50 por ciento.

Este es el principal hallazgo de una investigación realizada recientemente por la Universidad de Zaragoza, en España, y la de São Paulo, en Brasil.

pediatra sara fernández

La investigación es congruente con la que está sucediendo en Costa Rica, explicó la pediatra del Hospital Nacional de Niños, Sara Fernández, quien agregó que la obesidad y el sedentarismo son factores de riesgo para la hipertensión arterial.

Los científicos analizaron durante dos años las conductas alimentarias y de actividad física de 5.221 menores de edad, provenientes de ocho países europeos: España, Alemania, Hungría, Italia, Chipre, Estonia, Suecia y Bélgica. Los menores tenían edades entre 2 y 10 años.

Las conclusiones, publicadas en el International Journal of Cardiology, muestran que existe una acumulación de nuevos casos de presión alta asociados a conductas sedentarias, como ver televisión o jugar con aparatos electrónicos por largos periodos de tiempo.

Además, las posibilidades de sufrir presión alta se incrementaron un 50 por ciento para aquellos menores de edad sedentarios o que se ejercitan menos de una hora al día.

Para Fernández, es necesaria la colaboración del personal del área de la salud para tener un pronto diagnóstico en términos de hipertensión en menores de edad.

pediatra sara fernández

La presión alta puede causar problemas cardiovasculares a futuro, aseguró el líder de la investigación, Augusto César F. de Moraes, quien manifestó que esta condición es un factor de riesgo para padecimientos agudos como infartos. Agregó que las cifras son preocupantes, ya que que las conductas sedentarias comunes en la infancia, usualmente, se mantienen a lo largo de la vida.

Para combatir esta tendencia, los expertos advierten que los niños deben ejercitarse al menos una hora por día.