"Hemos perdido la batalla, pero no la guerra", dice Evo Morales al reconocer derrota en referendo

elecciónEl ‘​No’ alcanzó un 51,3% de los votos frente a un 48,70 por ciento del ‘Sí’

El presidente de Bolivia, Evo Morales, reconoció la ajustada derrota que sufrió en el referendo que le negó una nueva postulación para un cuarto período hasta 2020-2025, en una declaración este miércoles en la casa de Gobierno.

"Hemos perdido una batalla democrática, pero no la guerra", sostuvo Morales, quien agregó que "la lucha sigue" y dejó claro que "respetamos los resultados porque es parte de la democracia".

Morales quedó impedido de postular a un cuarto mandato consecutivo en Bolivia y deberá dejar el poder en 2020, en una ajustada derrota que evidencia el desgaste de su proyecto político, lo obliga a buscar consensos y a ordenar la casa para elegir a su sucesor.

En un agónico escrutinio oficial, al 99,72 por ciento de actas computadas, el No alcanzó un 51,30 por ciento frente a un 48,70 por ciento del Sí, una situación irreversible. El resultado despertó el festejo de grupos en algunas ciudades como La Paz, y en los bastiones opositores de Sucre, Potosí y Santa Cruz.

El triunfo del No dejó "el principal mensaje (...) de la unidad, es decir que el camino de la unidad es el que necesita Bolivia" para desalojar la propuesta de Morales, cuando este concluya su mandato, dijo el líder opositor centrista, Samuel Doria Medina, derrotado dos veces por Morales en presidenciales.

Al inicio de los conteos tras el final de la votación del domingo, el rechazo a Morales llevaba amplia ventaja pero, tal y como había previsto el gobierno, la brecha se cerró al máximo con la llegada al filo del escrutinio del voto rural y campesino, donde Morales conserva lealtades.

La presidenta del tribunal electoral, Katia Uriona, dijo que sólo proclamará el ganador cuando lleguen al 100 por ciento del conteo en los próximos días.

Con este resultado polarizado, "hoy está el país dividido, pero es temporal. También dependerá del liderazgo de Morales, del partido de gobierno y de la oposición para que esta polarización solo sea coyuntural y el gobierno gobierne y la oposición lo deje gobernar", consideró el profesor de ciencias políticas, Carlos Cordero.

Primera gran derrota

Morales, de 56 años, comenzó a gobernar en 2006 tras arrollar a la oposición en las urnas con el 54 por ciento de los votos, y revalidó el cargo dos veces consecutivas, por la misma vía electoral: en 2010, luego de obtener el 64 por ciento de apoyo, y en 2015 con el 61 por ciento de los sufragios.

La Constitución aprobada en 2009, impulsada por el propio Morales, creó la figura de la reelección por una sola vez de manera continua, por gestiones de 5 años, es decir para los dos periodos siguientes: 2010-2015 y 2015-2020.

Para una nueva postulación, Morales necesitaba un nuevo cambio de la ley fundamental que, esta vez, no consiguió.

Se trata de la primera gran derrota directa que sufre, con diez años en el poder y a quien aún le quedan tres años más al frente del país. Morales lleva el récord del presidente con mayor tiempo en el poder en Bolivia.

"El gobierno debería convertir esta derrota en victoria, ¿cómo? sentándonos entre todos para concertar una agenda anticrisis económica, fíjese lo que le pasó a Venezuela que no hizo una agenda y cómo está ahora", consideró el sociólogo Iván Arias.