Exalcalde de Iguala y esposa arrestados por desaparición de 43 estudiantes mexicanos

detenidos​Pareja acusada de estar al servicio del cártel narcotraficante Guerreros Unidos

Policías federales detuvieron este martes al exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, y a su esposa, acusados de ser los responsables intelectuales de los ataques contra decenas de estudiantes en septiembre, que dejaron seis muertos y 43 desaparecidos, un crimen que mantiene indignado a México.

"Espero que esta detención contribuya al esclarecimiento de la investigación", dijo el presidente Enrique Peña Nieto durante un evento público en el que felicitó a los cuerpos de seguridad por el arresto.

El alcalde José Luis Abarca, revocado de su cargo después de las desapariciones, y su esposa, María de los Ángeles Pineda, se encuentran en la Unidad de la Fiscalía Contra el Crimen Organizado, luego de ser detenidos en un operativo sin violencia, anunció un vocero de la Comisión Naciona de Seguridad (CNS).

La pareja, acusada de estar al servicio del cártel narcotraficante Guerreros Unidos, se escondía en una humilde casa de cemento sin pintar de dos pisos de Iztapalapa, un populoso barrio al este de Ciudad de México.

Ambos eran los fugitivos más buscados en la investigación por la desaparición de los estudiantes la noche del 26 de septiembre en Iguala (Guerrero), a solo 200 kilómetros de Ciudad de México. Su huida días después de los ataques atizó el enojo del país con sus autoridades.

Un grupo de policías municipales de Iguala y sicarios de Guerreros Unidos dispararon esa noche contra los alumnos de una escuela rural de magisterio de la comunidad de Ayotzinapa (Guerrero), y causaron seis muertos y 43 desaparecidos.

Por declaraciones de otros detenidos, las autoridades temen que los jóvenes desaparecidos fueron entregados por policías a miembros de Guerreros Unidos, que los asesinaron y enterraron. Sin embargo, el gobierno recalca que no creerá esta versión hasta que encuentre a los jóvenes.

"Que lo hagan hablar, se le tiene que interrogar" porque "él sabe dónde están" los estudiantes, dijo Manuel Martínez, uno de los voceros de los padres de los desaparecidos, al referirse a la detención de Abarca.

Los familiares de los estudiantes mantienen que sus hijos siguen vivos en poder de policías de Iguala huidos de la justicia.