Exguerrillero proclama triunfo en El Salvador mientras que derechista denuncia fraude

El exguerrillero izquierdista Salvador Sánchez Cerén proclamó una victoria este domingo en la elección presidencial de El Salvador, con una mínima ventaja sobre el derechista Norman Quijano, quien denunció un "fraude", mientras que el tribunal electoral aún no declara un ganador.

Sánchez Cerén, del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), obtuvo 50,11 por ciento contra 49,89 por ciento de Quijano, de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), escrutado el 100 por ciento de las actas, resultado totalmente sorpresivo, pues los sondeos daban amplio favoritismo a la izquierda.

"Vencimos en la primera vuelta y ahora hemos vuelto a triunfar en esta segunda vuelta. Tenemos que hacer que en El Salvador se respete la voluntad del pueblo", exclamó Sánchez Cerén, actual vicepresidente de 69 años, en una plaza ante miles de seguidores que coreaban: "Sí se pudo" y "el pueblo unido jamás será vencido".

"No vamos a permitir fraudes al estilo chavista o (Nicolás) Maduro como Venezuela. Aquí estamos en El Salvador", dijo Quijano, quien afirmó que la "Fuerza Armada está pendiente de este fraude que están fraguando", según él, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) en complicidad con el FMLN.

La tensión subió cuando los seguidores del FMLN festejaban en una plaza y los de Arena protestaban, a un kilómetro de distancia, afuera del hotel donde el TSE ubicó su centro de cómputo.

"El FMLN nos quiere robar este triunfo", afirmó Miguel Díaz, un simpatizante de Arena, en las afueras del hotel, donde la policía impidió con alambradas el ingreso de los manifestantes de ese partido.

De ser proclamado oficialmente ganador por el TSE, Sánchez Cerén sería el primer exguerrillero Presidente de El Salvador, pues el actual gobierno del FMLN está encabezado por el periodista Mauricio Funes, quien logró en 2009 arrebatar a Arena el poder que ejercía desde 1989.