Exjueza de la izquierda española es la nueva Alcaldesa de Madrid

elecciónPropone contener la corrupción, fomentar el transporte público y subvencionar a las familias desfavorecidas

Exjueza comprometida, militante antifranquista y defensora de los derechos humanos, Manuela Carmena es, a sus 71 años y casi sin quererlo, la nueva Alcaldesa de Madrid de la mano del partido izquierdista Podemos, con el que a veces se muestra crítica.

De mirada diáfana, sonrisa amplia y voz serena, esta mujer que se desplaza en bicicleta y gesticula al hablar logró gracias al apoyo de los socialistas poner fin a 24 años de ayuntamientos conservadores del Partido Popular.

"Estamos al servicio de los ciudadanos de Madrid", declaró tras aceptar el cargo. "Queremos gobernar escuchando, que nos llamen por nuestro nombre de pila, que nos tuteen".

Entre sus promesas, atajar la corrupción, fomentar el transporte público, subvencionar a las familias desfavorecidas y bajarse el sueldo: de 100.000 euros a 45.000 al año.

Calificada por algunos como "verso suelto" dentro de Podemos, Carmena fustigó en marzo que el partido votara contra una resolución del Parlamento Europeo que exigía la liberación de opositores políticos encarcelados en Venezuela.

Como relatora y miembro del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la Organización de Naciones Unidas, criticó en 2009 a ese país, con el que tienen vínculos varios fundadores del partido.

Tras 45 años como abogada y jueza, se le propuso entrar en política a finales de 2014 y durante meses lo rechazó por sentirse demasiado mayor, explicó al canal La Sexta.

"Pero empezaron a llamar sucesivos y diferentes amigos que venían a decirme: 'chica, echa una mano, te necesitan, necesitan a alguien con experiencia, que lleve una mochila con muchas propuestas'". Y acabó aceptando.

Carmena, con un aspecto moderno gracias a su cabello rubio revuelto, sus gafas de estilo retro y sus elegantes chaquetas remangadas siempre a juego con los aretes, vivió la dictadura franquista (1939-1975), la transición, la democracia y la actual crisis de la política española.

"La clase política creo que nos ha fallado, no ha sabido hacer la política que necesitaba el final del siglo XX y el siglo XXI (...) La sociedad está demandando una democracia mucho más directa que permiten los nuevos medios de tecnología", dijo en el programa La Tuerka.