Autoridades temen que explosión en China haya liberado unas 700 toneladas de cianuro

temorCatástrofe alimenta los temores de contaminación entre los 15 millones de habitantes de zona portuaria del este chino.

El temor a una peligrosa contaminación en el puerto chino de Tianjin resurgió el domingo, cuando el ejército anunció que centenares de toneladas de cianuro estaban almacenadas en el lugar devastado por las explosiones que dejaron 112 muertos.

El general Shi Luze, jefe del estado mayor de la región militar de Pekín, declaró en rueda de prensa que se había identificado cianuro en dos lugares donde se produjo el accidente. El general no precisó el tipo exacto de cianuro, pero la prensa china había indicado previamente la presencia de 700 toneladas de cianuro de sodio.

Se trata de la primera confirmación oficial de la presencia de este componente químico extremadamente peligroso en el depósito donde el miércoles se registraron las gigantescas explosiones.

La catástrofe alimenta los temores de contaminación entre los 15 millones de habitantes de esta metrópolis portuaria del este chino. Las familias de las víctimas acusan a las autoridades de querer esconder la verdad, al tiempo que varios sitios de internet fueron bloqueados por haber difundido "rumores".

Se desconoce la suerte de cerca de 100 personas, entre ellas 85 bomberos, y las autoridades explicaron que la mayoría podría figurar entre los 88 cuerpos que no han sido identificados por el momento.

Más de 700 personas fueron hospitalizadas tras las explosiones, que provocaron incendios todavía activos pese a los esfuerzos de los bomberos.

Este compuesto, bajo forma de polvo cristalino, puede bajo determinadas condiciones liberar cianuro de hidrógeno, un "gas altamente tóxico asfixiante que actúa sobre la capacidad del organismo de utilizar el oxígeno" y puede ser "rápidamente mortal", según el Centro estadounidense de control de enfermedades.

Especialistas enviados por las autoridades chinas utilizaron agua oxigenada para tratar de neutralizarlo.

También se desplegó a un equipo de 217 militares especialistas en armas nucleares, bacteriológicas y químicas.

Las autoridades chinas tratan sin cese de tranquilizar a los habitantes, asegurando que pese a la presencia de tasas anormales de algunos contaminantes, el aire de Tianjin es respirable.

El primer ministro Li Keqiang visitó la zonas el domingo por la tarde para dirigir las operaciones de salvamente, como ocurre con frecuencia en este tipo de circunstancias, según los medios oficiales que lo mostraron a cara descubierta, sin máscara.

La agencia oficial Xinhua indicó que la densidad de cianuro en las aguas usadas era el jueves 10,9 veces superior a lo normal. El nivel bajó hasta ser dos veces superior.

Greenpeace explicó el domingo que había analizado las aguas de superficie y los niveles de cianuro no eran elevados.

"Esto demuestra que las reservas de agua no están gravemente contaminadas", dijo la asociación, instando no obstante a las autoridades a realizar análisis exhaustivos del aire y del agua y a publicar los resultados.

La prensa oficial indicó el sábado que los barrios situados en un radio de 3 km del lugar del accidente fueron evacuados.

Las autoridades dijeron luego que esta información era inexacta, si bien se constató la presencia de barreras que impiden el acceso a la zona y se vio a personas partir de lugar.