Expresidente egipcio Mohamed Mursi es condenado a 20 años de prisión por tortura de manifestantes

sentencia​Exmandatario fue acusado por haber estado implicado en detención y tortura de manifestantes

El expresidente islamista de Egipto, Mohamed Mursi, derrocado en 2013 por el ejército, fue condenado este martes a 20 años de prisión por haber estado implicado en la detención y las torturas de manifestantes durante su mandato.

Mursi fue en cambio absuelto del cargo de incitación por el asesinato de dos manifestantes y un periodista durante una protesta ante el palacio presidencial en 2012, por el que la mayoría de observadores esperaba que fuera condenado a muerte.

Otros 12 acusados, esencialmente responsables de su cofradía de los Hermanos Musulmanes y de su gobierno, fueron condenados a 20 años de prisión por los mismos cargos, es decir haber "usado la violencia, detenido y torturado manifestantes" durante una manifestación el 5 de diciembre de 2012 ante un palacio presidencial.

Dos responsables más fueron condenados a 10 años.

Los 15 acusados fueron absueltos de las acusaciones de asesinato, lo que parece un veredicto relativamente clemente si se tienen en cuenta las penas capitales sistemáticamente pronunciadas en otros juicios contra los Hermanos Musulmanes.

Mursi ganó las primeras elecciones presidenciales democráticas celebradas en Egipto tras la caída de Hosni Mubarak en 2011.

Su abogado indicó que iba a recurrir la sentencia.