Fiscalía de Brasil: Lula recibió "muchos favores" de constructoras acusadas de fraude a Petrobras

investigación​Unos $8 millones entre conferencias y donaciones fueron puestos a disposición del expresidente

El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) recibió "muchos favores" difíciles de cuantificar de grandes constructoras acusadas de corrupción en Petrobras -empresa petrolera semi-pública de Brasil-, dijo este viernes a periodistas el fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima, a cargo de la investigación.

"Aproximadamente 30 millones de reales (unos $8 millones) entre conferencias y donaciones fueron puestos por grandes constructoras a disposición" de Lula, que fue llevado este viernes por la fuerza a declarar en el marco de la investigación del megafraude a la petrolera.

"Los favores son muchos y difíciles de cuantificar. Es más fácil cuantificar las obras en el tríplex y las obras en la finca", en referencia a dos propiedades que la fiscalía sospecha fueron pagadas por constructoras en beneficio de Lula, añadió.

La casa de Lula en Sao Paulo fue allanada este viernes por la policía y el expresidente fue llevado por la policía federal a declarar en su sede del aeropuerto de Congonhas en el marco de la investigación del megafraude a la petrolera. La noticia movilizó a partidarios y detractores del exmandatario hasta la terminal.

"Estamos analizando evidencias de que el expresidente y su familia recibieron ventajas para conseguir acciones dentro del gobierno. Eso aún es una hipótesis investigativa", dijo Lima.

El fiscal precisó que las grandes constructoras involucradas en el fraude a la petrolera hicieron el 60 por ciento de las donaciones recibidas por el Instituto Lula del exmandatario, por un total de 20 millones de reales entre 2011 y 2014. Seis constructoras hicieron pagos de 10 millones de reales que representan el 47% de los ingresos de la empresa LILS Palestras de Lula.

Las empresas son Odebrecht, OAS, Camargo Correa, Queiroz Galvao, Andrade Gutierrez y UTC.

"No hay nadie exento de investigación en el país (...) Lula no tiene fueros privilegiados", aseguró Lima.

Debido a la detención, manifestantes se amontonaron frente a la casa del exmandatario, algunos en su respaldo, otros en su contra.

Entre tanto, el Instituto Lula, del exmandatario calificó el allanamiento de la casa del expresidente brasileño y su traslado a la policía a declarar en el marco del fraude a Petrobras como "una agresión al Estado de Derecho".

"La violencia practicada contra el expresidente Lula y su familia, contra el Instituto Lula, la exdiputada Clara Ant y otros ciudadanos ligados al expresidente es una agresión al Estado de Derecho que afecta a toda la sociedad brasileña", dijo el Instituto en un comunicado. La acción de la policía "es arbitraria, ilegal e injustificable, además de constituir una grave afrenta a la Corte Suprema", dijo.