Extracción de arsénico en agua de comunidades de Guanacaste y Zona Norte tardará 10 meses

Los trabajos para remover el arsénico del agua que consumen seis comunidades de Guanacaste y la Zona Norte tardarán aproximadamente diez meses, según el plan que se trazó el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA).

Las labores iniciarán este viernes y concluirán a finales de año, explicó el ingeniero a cargo del proceso, Carlos Vargas.

La remoción del tóxico, que fue adjudicado a la empresa Turbina S.A., se realizará en cuatro etapas.

En la primera fase, que durará un mes, la empresa deberá entregar a Acueductos y Alcantarillados los planos y los cronogramas con los que trabajarán, dijo Vargas. Después tendrá que empezar a instalar los sistemas de extracción del material para que funcionen a partir de agosto.

Ingeniero de AyA a cargo del proceso, Carlos vargas

La última etapa del proyecto, según explicó Vargas, consiste en la transferencia de la tecnología que instale la empresa a Acueductos y Alcantarillados o a las entidades que asuman la operación de los acueductos.

INGENIERO DE AYA, CARLOS VARGAS

Vargas puntualizó que AyA ha suministrado agua potable, a través de tanques y camiones cisternas, a las 38.600 personas afectadas desde marzo de 2012.

Los sitios que aún tienen problemas son Bebedero de Cañas, Quintas Don Miguel, Falconiana y Agua Caliente-Montenegro en Bagaces; Santa Cecilia del Amparo y Cristo Rey en Los Chiles.

Actualmente, el 73 por ciento de la población que se vio afectada por la contaminación en el agua ya se encuentra fuera de riesgo.