Faldas del Turrialba recuperan vegetación tras dos meses de calma del volcán

resurgimiento​Zacate y pequeños arbustos renacieron a 200 metros del cráter

Después de dos meses de calma en la actividad volcánica del Turrialba, la vegetación en sus alrededores renació de las cenizas, literalmente.

El vulcanólogo de la Red Sismológica Nacional (RSN) de la Universidad de Costa Rica (UCR), Guillermo Alvarado, señaló que zacate y pequeños arbustos característicos del páramo están creciendo nuevamente después de un año muy activo del coloso.

Vulcanólogo de la RSN, Guillermo Alvarado

Las plantas están creciendo a unos 200 metros de la cima del volcán, caracterizadas por unas flores rojizas y verde musgo.

Alvarado explicó que por las constantes erupciones del volcán el año anterior, hubo constante caída de ceniza y lluvia ácida en las faldas del coloso, situación que marchitó la vegetación a sus alrededores.

VULCANÓLOGO DE LA RSN, GUILLERMO ALVARADO

El vulcanólogo indicó que este fue una de los detalles que encontraron en una visita rutinaria que realizó un grupo de expertos de la Red.

La inspección tenía como finalidad observar la actividad que registró el coloso en la segunda mitad de este año.

El volcán presenta unos pequeños derrumbes en la pared suroeste del cráter activo y fumarolas que surgieron en ese mismo desprendimiento.

Producto de la lluvias de la última semana también se originaron dos nuevos lagos, uno de color verde grisáceo y otro gris turquesa.

La actividad sísmica es menor a la que se registró entre octubre del 2014 y junio de este año. La última sismicidad de importancia ocurrió el 15 de agosto y coincidió con la última emanación de ceniza.

Fotografía: Red Sismológica Nacional.