No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Falta de liquidez obliga a Gobierno a congelar alza en presupuesto de 2018 y acudir a deuda externa

Solís señaló que no se harán nuevas solicitudes de avalúos para comprar o alquilar con recursos del presupuesto nacional si no es infraestructura

La falta de liquidez para cumplir con sus compromisos obligó al Poder Ejecutivo a tomar una serie de medidas para paliar el escenario poco favorable.

En cadena nacional, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, anunció dentro de las medidas restringir el crecimiento en el presupuesto de la República para el año 2018 en aquellos rubros que no tengan la obligación de aumentar legalmente, y recurrir a la autorización para colocar deuda en el exterior.

"El Gobierno enfrenta dificultades de liquidez para pagar sus obligaciones y garantizar la operación de servicios esenciales. A pesar de todos los llamados públicos y esfuerzos que hemos hecho desde el inicio de mi mandato para contener los gastos y aumentar los ingresos, sigue existiendo una brecha que debemos cerrar con recursos frescos", argumentó el Gobernante este martes a las 7:00 p.m.

Otras medidas que anunció el Presidente tienen que ver con la firma de un decreto para ordenar a la Tesorería Nacional la priorización del pago de la deuda pública, los salarios y pensiones del Gobierno Central, así como las transferencias conforme la urgencia social. Los desembolsos se llevarán a cabo tomando en cuenta la capacidad para hacerlos efectivos.

El Gobierno decidió además restringir nuevas modificaciones en el presupuesto mediante decreto que implique erogaciones. Tampoco se harán nuevas solicitudes de avalúos para comprar o alquilar propiedades, excepto si es para obras de infraestructura.

Por otra parte, se da una moratoria a las declaratorias de actividades de interés público que supongan exoneraciones fiscales y para el periodo de sesiones extraordinarias durante agosto en el Congreso se convocaron los proyecto de transformación del impuesto de ventas en valor agregado y reforma al tributo sobre la renta.

"Mi Gobierno está dispuesto a tomar las decisiones necesarias, asumir toda la responsabilidad para cerrar este ciclo odioso de debilidad de nuestras finanzas y permitir que las próximas administraciones tengan los recursos necesarios para erradicar la pobreza y construir la infraestructura imprescindible que necesita un país desarrollado, sin el riesgo de enfrentar una grave crisis económica y social", señaló el Presidente.

El Mandatario no perdió oportunidad para señalar que no fueron escuchados los insistentes llamados sobre la posibilidad de caer en una situación como la actual para avanzar en iniciativas que revirtieran el escenario financiero.

La falta de liquidez que atraviesa el Gobierno se reflejó hace una semana cuando quedaron en evidencia los atrasos en el giro de dinero para ayudas sociales. Adicionalmente trascendió la dificultad para encontrar préstamos en el mercado interno.

Aunado a lo anterior, la revisión del Programa Macroeconómico 2017-2018 publicado por el Banco Central de Costa Rica (BCCR) este lunes 31 de julio reveló que la economía costarricense crecerá 3,8 por ciento este año, una cifra menor a la proyectada inicialmente por la entidad en diciembre del 2016 cuando se dijo que sería del 4,1 por ciento.

La reforma fiscal ha sido uno de los temas en los que más insistió el Presidente a partir de la segunda mitad de su administración para hacer frente al déficit que enfrenta la economía costarricenses y el panorama poco alentador que se vislumbra si no se hacen cambios.

La situación ha sido poco favorable para el Ejecutivo, principalmente en la aprobación de nuevos impuestos, debido a la oposición que generó esta propuesta en el Congreso.