Familiares de pasajeros chinos piden a su gobierno su propia investigación

Familiares de las 153 víctimas de origen chino que viajaban en el vuelo MH370 de Malasya Airlines discuten con sus abogados la posibilidad de demandar a la aerolínea, al tiempo que pidieron al gobierno de Pekín iniciar su propia investigación.

En Kuala Lumpur, un bufete de abogados estadounidenses, contratado por el padre de una de las víctimas, anunció demandas judiciales por millones de dólares contra Boeing y Malaysia Airlines.

Los familiares de las víctimas esperan angustiadas pruebas contundentes del accidente y tienen la esperanza de que se recuperen restos del avión que permitan determinar las causas de la tragedia, una de las más misteriosas de la historia de la aviación comercial.

El estudio de abogados Ribbeck Law presentó ante un tribunal de Illinois una demanda en nombre de Januaari Siregar, cuyo hijo se encontraba en el Boeing 777.

Ribbeck Law, cuya sede se encuentra en Chicago, desea saber si el accidente pudo ser causado por un error de concepción o un fallo mecánico imputables a Boeing o la compañía aérea.

"Pensamos que ambas empresas son responsables de la catástrofe del vuelo MH370", afirmó el estudio de abogados en un comunicado difundido en la capital de Malasia.

Monica Kelly, responsable de asuntos aeronáuticos de Ribbeck Law, indicó que la demandas serán por millones de dólares.

En Pekín, el embajador de Malasia en China estuvo reunido durante cuatro horas con familiares de las víctimas chinas del vuelo, que volvieron a criticarlo duramente.

"No hay ninguna huella del avión. ¿Por qué tanto apuro para decir que se estrelló en el mar?", preguntó a los gritos un familiar.

Las operaciones de búsqueda de los restos del Boeing 777, suspendidas el martes a causa del mal tiempo, se reanudaron el miércoles en el sur del Océano Índico, frente a la costa australiana.