Familiares de yihadista muerto que participó en secuestro en París condenan atentados

disculpa​Autoridades extreman seguridad por manifestación antiterrorista este domingo

La madre y las hermanas del yihadista francés Amedy Coulibaly, uno de los responsables del secuestro en París, condenaron los atentados de esta última semana y dieron su "más sentido pésame" a las familias de las víctimas, a través de una carta.

"Yo, la madre de Amedy Coulibaly y todas mis hijas damos nuestro más sentido pésame a las familias de las víctimas de la tienda Hyper Cacher, a la familia de la agente de policía municipal de Montrouge (sur de París), así como a las víctimas de Charlie Hebdo", escribieron en la misiva.

"Condenamos estos actos. No compartimos estas ideas extremas. Esperamos que no se confundan estos odiosos actos con la religión musulmana", indicó la familia de Coulibaly antes de concluir.

"Deseamos finalmente que todos los ciudadanos estén unidos y sean solidarios como nosotras lo somos con las familias de las víctimas".

La carta la hicieron pública en momentos en que las autoridades extremaron las medidas de seguridad por la manifestación antiterrorista que se realizará este domingo y en la que se prevé la participación de un millón de personas, incluyendo dirigentes europeos y líderes de otras naciones del mundo.

Las muestras de apoyo a Francia han sido numerosas a lo largo de esta semana, tras el atentado al semanario Charlie Hebdo, que dejó 12 muertos.

De cara a la "marcha republicana", el gobierno francés desplegará unos 5.500 efectivos, policías y soldados en el marco del plan antiterrorista.

Amedy Coulibaly, de 32 años, murió el viernes en un asalto de las fuerzas de seguridad a una tienda de alimentación judía en París, en la que se atrincheraba, tras matar a cuatro rehenes, así como a una mujer policía en Montrouge.

Este yihadista actuaba en coordinación con Said y Chérif Kouachi, quienes mataron el miércoles a doce personas en la sede del semanario satírico Charlie Hebdo y en una calle adyacente en París.

Los dos hermanos murieron poco antes que Coulibaly en otro asalto de las fuerzas del orden a la imprenta donde se encontraban a unos cuarenta kilómetros al noreste de París.