Filas para conseguir comida se hacen más largas y tumultuosas en el interior de Venezuela

crisisCiudadanos recorren supermercados y tiendas para abastecerse de productos básicos, cuyo precio está regulado por el gobierno.

La indignación se apodera de una mujer que parte con las manos vacías tras esperar cinco horas frente a un supermercado para comprar pollo sin conseguirlo. La escasez, que agobia a los venezolanos desde hace más de un año, se acentúa en el interior del país.

En las últimas semanas, las "colas" se han vuelto más largas y tumultuosas, especialmente en ciudades del interior como Maracaibo (oeste), Puerto Ordaz (sur) y Cumaná (este).


Café, aceite, harina de maíz, jabón, detergente... En Valencia, una ciudad industrial al oeste de Caracas, tienen plantas de producción importantes empresas de alimentos y otros bienes, pero la lista de los productos más escasos y codiciados es larga.

El pollo es una de las joyas de la corona desde hace varios meses. Por eso es mayor la frustración de Lileana Díaz, recepcionista de la emergencia del hospital de Valencia, de 49 años.

"Llegué a las cinco y media de la mañana y no he podido comprar nada. ¡No puede ser que uno tenga que trabajar y, además, ponerse a hacer estas colas (filas) para volver con las manos vacías!", exclama Díaz a la AFP.

Las mujeres como Lileana son mayoría. Una de ellas cuenta que la semana pasada hubo personas que saltaron una verja para adelantarse y no respetar el orden. Dice que la policía tuvo que reprimir para controlar el "zaperoco". Otra muestra un moretón en su pierna derecha y detalla que se lo hizo en la "lucha" por unos pañales desechables.

Los venezolanos recorren supermercados y tiendas para abastecerse de productos básicos, cuyo precio está regulado por el gobierno. Sin embargo, algunos lo hacen para revenderlos en el mercado informal a un precio muy superior: un negocio ilegal conocido popularmente como "bachaqueo" y que según los economistas es otra de las causas de la escasez.