Firmas a favor de matrimonio heterosexual superan en 100 mil a las que apoyan matrimonio igualitario

La iniciativa que promueve una reforma a la Constitución Política para que a la figura del matrimonio solo puedan acceder parejas formadas por hombres y mujeres ha recolectado un total de 125 mil firmas, unas 105 mil más que las contabilizadas por la campaña que impulsa el matrimonio igualitario.

El objetivo de ambas es alcanzar el 5 por ciento del padrón electoral, es decir, una cifra cercana a las 170 mil firmas para presentar sus proyectos de ley a la Asamblea Legislativa por medio del mecanismo de iniciativa popular.

La enmienda a la Constitución planteada por el primer grupo pretende modificar el artículo 52 para que se lea: "El matrimonio es la unión de un hombre y una mujer".

La impulsora de la campaña, denominada UNA+1, Alexandra Loría, aseguró que la estrategia ha sido recurrir a líderes comunales y religiosos en todo el país para que cada uno recoja alrededor de mil firmas.

impulsora de REFORMA A LA CONSTITUCIÓN, ALEXANDRA LORÍA

Por su parte, el Frente por los Derechos Igualitarios (FDI) busca otorgar acceso a la figura legal del matrimonio a las parejas homosexuales por medio de una ley de Matrimonio Igualitario. Ambas iniciativas iniciaron la campaña de recolección de firmas a finales de junio pasado.

Según explicó una de las voceras del FDI, Marisa Victoria, la campaña impulsada por Loría tiene la ventaja de que cuenta con el apoyo de líderes religiosos, quienes son figuras en las que la gente confía sin solicitar mucha información sobre los objetivos del proyecto.


vocera del frente por los derechos igualitarios, marisa victoria

Victoria reconoció que la campaña avanza lento, sin embargo, uno de sus objetivos es informar a las personas sobre la necesidad de esta legislación, más que la recolección de muchas firmas en poco tiempo.

Dijo que pretenden alcanzar la meta en un plazo de dos años, mientras que Loría espera presentar la totalidad de firmas en marzo próximo al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) para su verificación.

La Ley General de Vida Silvestre se convirtió en el primer proyecto aprobado por medio de inciativa popular en 2012. La iniciativa, liderada por Apreflofas y organizaciones ambientalistas, demoró alrededor de un año y medio para reunir 177 mil firmas aproximadamente.