Fiscalía pide nuevo juicio contra sospechosos de homicidio de ambientalista Jairo Mora

​Tribunal de Juicio de Limón absolvió en enero a siete sospechosos de asesinar al joven de 26 años

El Ministerio Público pidió este martes a el Tribunal de Apelaciones de Cartago un nuevo juicio en contra de los sospechosos de asesinar en 2013 al ambientalista Jairo Mora, absueltos del crimen en enero pasado.

En enero pasado el Tribunal de Juicio de Limón absolvió a los siete sospechosos de asesinar a Mora, un activista de 26 años que se dedicaba al cuidado de tortugas marinas en playa Moín.

Los imputados también enfrentaban cargos por abuso sexual contra cuatro cooperantes extranjeras que acompañaban al activista el día en que fue asesinado, la madrugada del 30 de mayo de 2013.

El tribunal que dirigió el juicio de dos meses responsabilizó a la Fiscalía y a la Policía Judicial de cometer graves errores en el manejo de las pruebas y otras formalidades procesales que hicieron imposible demostrar la responsabilidad de los sospechosos.

Sin embargo, el fiscal Julián Martínez dijo este martes que el Tribunal de Limón excluyó una serie de pruebas esenciales, como intervenciones telefínicas que ya habían sido aceptadas por otros jueces en instancias previas.

Aseguró también que el tribunal rechazó el testimonio de una de las ofendidas, de nacionalidad española, quien dijo estar dipuesta a venir a Costa Rica para contar su experiencia ante los jueces.

Jairo Mora trabajaba con la organización ambientalista Widecast en la protección de las tortugas marinas.

Poco antes de su muerte había entrado en conflicto con grupos delictivos que, de manera ilegal, saquean los nidos de las tortugas en la playa con fines comerciales.

La madrugada del 30 de mayo de 2013, Mora salió en compañía de las cooperantes extranjeras a efectuar una inspección en la playa, donde fueron interceptados por sus atacantes.

Mora recibió un golpe en la cabeza que lo dejó inconsciente, tras lo cual fue amarrado por las manos a un vehículo y arrastrado sobre la arena boca abajo, lo que le provocó la muerte por asfixia. Las mujeres fueron violadas.

Dos meses más tarde, la Policía decomisó a los sospechosos teléfonos celulares y prendas de vestir que habían pertenecido a las víctimas.