Fortalezca la concentración y la autoestima de los niños con el origami

#puravida​Expertos aseguran que la compañía de los padres puede ser beneficiosa en el proceso

Si desea estimular la concentración y reforzar la autoestima de los niños, el origami puede ser una de las técnicas para lograrlo.

También conocido como papiroflexia, se trata de un tipo de arte manual, japonesa y milenaria, que consiste en crear figuras a partir del doblado de papel. No se pueden utilizar tijeras o pegamentos.

Al tratarse de un proceso sistemático, que se realiza "paso a paso", requiere que el menor esté focalizado porque el resultado final no se ve inmediatamente, explicó la psicóloga de Enfoque a la Familia, Alexandra Gómez.

El artista de Origami Costa Rica, Greivin Ureña, agregó que los niños se interesan porque pueden ir acorde a su nivel.

La dinámica favorece la atención al promover la resolución de tareas y la creación de figuras a partir de un modelo que están viendo, agregó el psicólogo de la Coordinación Nacional de Psicología de la CCSS, Alfonso Villalobos.

Con respecto a la autoestima, los expertos sostienen que los mecanismos de juego, como la papiroflexia, facilitan la expresión de ideas y emociones.

"Si se logra un ambiente que le brinda confianza y confort al niño, puede lograrse una mejora en la capacidad de autoevaluación y de autoestima", destacó Villalobos, quien dijo que en casos donde se requiere intervención psicólogica "deberían desarrollarse por profesional expertos en población infantil".

Especialistas en enseñanza coincidieron que el origami promueve el auto-control y estimula la capacidad de dar y recibir ayuda para la solución de problemas, condiciones que, sumadas a la satisfacción de ver el trabajo terminado, mejorarán la opinión que tienen de sí mismos.

"Conlleva muchas pruebas y error lo cual motiva la constancia y la tolerancia ante la frustación; durante la dinámica se dan situaciones que pueden ser tomadas como ejemplo para otras áreas de la vida", sostuvo Gómez.

Edades adecuadas para iniciar

Los expertos insistieron que cualquier edad es perfecta para iniciar, no obstante, manifestaron que a partir de los cuatro años puede ser un buen momento.

La frecuencia dependerá de cada familia, sin embargo, para ver las figuras terminadas y aumentar el nivel de las objetos se requiere constancia. Una sesión básica puede durar entre 45 minutos y una hora.

Recordaron que los padres son una pieza vital dentro del juego. "Ellos deben acompañar a su hijos en el proceso de enseñanza y aprendizaje evitando el enojo o la presión", puntualizó Gómez.

Recalcó que para obtener estos beneficios es preciso que el menor se sienta atraído a estas tipos de técnicas.

"Muchas veces los padres son tendientes a imponer y eso no es sano; el proceso debe fluir y disfrutarse", advirtió la psicóloga.

Historiadores aseguran que esta técnica artística originalmente estuvo asociada a cartas y poesía las cuales se doblaban y se entregaban al destinatario de la nota.

Si está interesado en practicar la papiroflexia, el grupo Origami Costa Rica imparte talleres en diversas zonas del país.

Si desea más información, puede escribir al correo origamiencostarica@gmail.com o visitar su Fan Page de Facebook.