No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

CONASSIF sugiere fusionar Bancrédito con otras entidades al concluir incapacidad de honrar deudas

​Interventoría remitió informe este viernes a la Presidencia de la Asamblea Legislativa

Fusionar el Banco de Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito) con otras entidades públicas es la principal sugerencia que hace el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (CONASSIF) al momento que lo declara financieramente inviable, es decir, incapaz de hacerle frente a sus obligaciones.

Lo anterior de extrae de un oficio que hizo llegar la mañana de este viernes la Superintendencia General de Entidad Financieras (SUGEF) a la Presidencia de la Asamblea Legislativa, a razón de la aprobación del informe final realizado por el interventor del banco, Marco Hernández Ávila, el cual se adelantó poco menos de tres meses para evitar que prosiga el deterioro del patrimonio de la institución.

De acuerdo con el oficio, en el informe INT-BCAC-579-201 el responsable de la interventoría "comunicó al CONASSIF que no existe posibilidad real alguna para reflotar al BCAC, por lo que no cabe otra opción que dictaminar que Bancrédito no es viable financieramente".

Ante ello, en el documento final procede a informar al Congreso para que este, de acuerdo a lo establecido en el artículo 161 de la Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica (BCCR), tomar decisiones para frenar la afectación de la institución, ya que la intervención no puede arrojar la solicitud ante la autoridad judicial competente la quiebra o liquidación del Bancrédito.

"Respecto de dicha función, el CONASSIF, de manera respetuosa, se permite manifestar la urgencia de que el Congreso adopte medidas oportunas que permitan detener el deterioro del patrimonio de la Entidad, ante lo cual, se destaca que una de las posibles opciones, en línea con lo sugerido en el informe del Interventor, es fusionar la Entidad Intervenida con una de las entidades bancarias de propiedad estatal, siendo un elemento relevante de esa opción, el que cualquier contingencia fiscal no sea trasladada al banco receptor”, indica el oficio.

Precisamente en esa línea es que el diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Ottón Solís Fallas, ha preparado un proyecto de ley el cual pidió a representantes del Gobierno de la República la mañana de este viernes en la comisión investigadora de créditos, sea convocado lo antes posible para que sea votado en este mismo periodo.

Al dirigirse al presidente en ejercicio y ministro de Hacienda, Helio Fallas Venegas, y al ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro Salas, este último informó que la iniciativa estaba bajo estudio pero que pendía de lo que informara Hernández en su informe final.

Actualmente, la institución financiera dispone de una cartera de ¢36 mil millones.

En el 2016 Bancrédito comenzó a mostrar una problemática en sus finanzas, esto después de que sus utilidades se redujeran un tercio en comparación con el 2015 y, como consecuencia, la SUGEF solicitó a inicios del presente año que a las mismas se les diera una reinversión.

No obstante, a partir del 20 de abril se comenzó a hacer tangible la afectación que sufría el banco a partir del cierre de 6 sucursales y el despido de 33 empleados.

Entre el 28 de abril y el 19 de mayo otras 6 agencias también cerraron sus puertas.

Siete días más tarde, el 26 de mayo, Bancrédito anunció que la suspensión de actividades de intermediación financiera, entre ellas la captación de dinero y colocación de préstamos.

Para el 29 de mayo, las autoridades del banco informaron que sus clientes retiraron el 8,8 por ciento de la cartera de colocación en colones y 4,5 por ciento de su cartera en dólares.

El 14 de julio, la institución cerró todas sus sucursales, pero sus funcionarios trabajaron -exceptuando los elementales- hasta el 28 del mismo mes. Esta última fecha era el día máximo también que tenían los clientes del banco para retirar su dinero.