Futbolistas mexicanos ven "difícil pero no imposible" ganarle a Brasil

Jugadores de la selección de México expresaron el miércoles su confianza en superar el complicado Grupo A del Mundial de Brasil 2014 e incluso en derrotar al equipo anfitrión, al que adjudican la presión del favorito.

"Creo que a Brasil le ha costado siempre el enfrentarse a México y ésta no puede ser la excepción. La presión la tienen ellos, están en su casa", aseguró el mediapunta Marco Fabián (Cruz Azul) a medios tras un entrenamiento de la selección.

"Para nosotros es un partido difícil pero no imposible. Podemos ganarles tanto a ellos como a Croacia, como a Camerún", subrayó Fabián, que formó parte de la selección Sub-23 que derrotó a Brasil en la final del torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de Londres-2012.

El joven delantero Raúl Jiménez (América) coincidió en que el Tricolor no debe considerarse inferior a ninguno de sus rivales de grupo.

"Hay que ponernos metas grandes, de ganarle a cualquiera, para lograr el objetivo que queremos", afirmó Jiménez.

El ariete fue uno de los jugadores mexicanos que reconocieron haber escuchado el interés de equipos de Europa para incorporarlo la próxima campaña.

Aún no ha llegado una oferta formal porque "creo que hay que esperar a que pase el Mundial. Hay varios equipos que me he enterado que me quieren pero no se ha dado nada concreto", señaló Jiménez, de 23 años.

También el lateral Miguel Layún (América) dijo saber del interés de la Fiorentina para llevarle de regreso a Italia, donde ya jugó en el Atalanta.

De su lado, el veterano defensa Carlos Salcido (Tigres), la sorpresa de última hora en la lista de 23 convocados del técnico Miguel Herrera, agradeció que el seleccionador le tenga en cuenta para jugar en varios lugares de la zaga y el centro del campo.

"Gracias a Dios he estado jugando en varias posiciones y eso me alegra mucho porque ha sido algo bueno para mí, algo que ni yo me imaginaba", reconoció el exjugador del PSV Eindhoven holandés, de 34 años.