No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Generación de electricidad con combustibles cayó de 12% a 0,3%, en cuatro años

​Autoridad Reguladora atribuye disminución a introducción en 2013 de metodología que evidenció impacto de búnker y diésel en las tarifas

La generación térmica de electricidad, la técnica más costosa y contaminante en el país, cayó de un 11,8% del total en el año 2013 a 0,3% en 2017, de acuerdo con datos de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP).

Esto quiere decir que el año anterior sólo 36.946 Gigavatios-hora (GWh) de la energía del país se generó mediante la quema de búnker y diésel, mientras que el restante 99,7% provino de fuentes renovables. Cuatro años antes la producción térmica era 36 veces superior, 1.195.612 GWh de la generación total.

La pronunciada disminución en la generación térmica, opina ARESEP, es en gran parte resultado de la introducción de la metodología Costo Variable Combustible (CVC) para el ajuste extraordinario de las tarifas de electricidad, que la Autoridad aplica desde el 01 de enero de 2013.

Ese modelo de cálculo ha permitido reflejar cada trimestre el costo por el uso de combustibles fósiles para la producción de energía eléctrica en las tarifas que pagan los usuarios. Actualmente, el peso tarifario de los combustibles es de menos del 1%, pero en 2013, cuando se introdujo la metodología, representaba cerca del 20% de la tarifa.

El análisis del impacto del precio de los combustibles en las tarifas, provocó un viraje en el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), opina el economista Mario Mora, intendente de Energía de la ARESEP. El ICE optó por sustituir la generación térmica con importaciones de energía del mercado centroamericano -más económicas que la producción con búnker y diésel-, así como la introducción de otras fuentes, como la eólica.

Los más de 10 millones de GWh anuales que actualmente consume Costa Rica provienen de seis distintas fuentes: hídricas (77,5%), eólica (11,8%), geotérmica (9,5%), biomasa (0,8%), térmica (0,3%) y solar (0,01%).